La experiencia con el curso EDE

Oct 23, 13 La experiencia con el curso EDE
Share

 

A distancia de unos días de su partida, quisiera hacer un resumen de las experiencias y las emociones derivadas de esta experiencia de hospitalidad, el curso Ecovillage Design Education (EDE). Los que hicieron el curso, unos 18 personas, habían llegado de todas partes del mundo (no sólo Europa, pero también Sud América, Australia, hasta Hawaii). Así qué costumbres diferentes, pero objetivos en común. Todas las personas eran de buen nivel cultural pero con experiencias diversas, que se encontraron aquí, a Damanhur, porque soñaban con un lugar como el nuestro, pero a casa suya. EDEA pesar de haber un programa muy apretada, llevado delante por Macaco con gran profesionalidad y determinación – y que abarcaba varias disciplinas, entre ellas la sociología, y la economía, etc. – nuestra realidad a Porta della Luna ha sido para ellos un argumento de inspiración, por ver concretado cuanto podrían realizarse en sus tierras.

Los días pasaban sin roce, creo que porque eran personas inteligentes, capaces de recibir cuanto la Región Baita pudiera ofrecer, pero también porque nuestro territorio se presta bien aceptar y mimar a los huéspedes. Varios espacios al aire libre que permiten todo tipo de dinámica, salones para los encuentros y comedor, todo para ellos exclusivamente. Y después la bio-piscina, EDE-Lemmingdisfrutada con gran  entusiasmo desde las 7 de la mañana hasta las 22 de la noche. Gordana y yo fueron los “chefs”, Albanella controlaba los suministros (y no sólo eso). Ritmo incansable, que iba desde el despertar a las 6 para el desayuno, al coffee break de las 10,30, la comida a las 12,45, después otro coffee break a las 16 y la cena a las 18,30. 130 kilos de verdura cosechado de nuestro horto, 3 tipos de alimentación diferente (omnívero, vegetariano, végano), compras que hacer con un menú diario lo más variado posible, todos ingredientes que han ayudado al bienestar. Entre ellos se creado  una profunda relación (bastaba ver los ojos húmidos al momento de  marcharse todos…). Pero también entre nosotros – siempre presentes  para cualquier exigencia – se ha tejado unas buenísimas relaciones.

around-the-fireCreo realmente que esta experiencia quedará en sus corazones, además que en sus mentes, visto toda la información cosechada en 4 semanas de corso. Cuando se marcharon, admito que tuve un momento de alivio, por haber terminado 4 semanas intensas de trabajo (yo también he hecho de docente en la parte económica, corriendo para que las patatas en el horno no se quemasen…), pero la tarde después de su partida, el silencio en la zona de la hospitalidad me provocó una fuerte nostalgia. Parecía ver esas personas, oído las risas, captado las mirada de interés y complicidad.

Lemming Cactus