Qué quiere decir estar “contigo”?

Dec 04, 13 Qué quiere decir estar “contigo”?

Decidí ir a Damanhur en febrero del 2013. Trabajaba en Rusia en ese momento, y tenía planificado quedarme ahí trabajando hasta septiembre. El primero de marzo, sin embargo, le dije a Wapiti que no podía esperar tanto tiempo y le pregunté si podría venir en junio. Miraba las imágines, miraba los videos, y naturalmente intentaba imaginar cómo podría ser. Siendo jardinera, mi interés principal era la parte de la agricultura, y “Olio Caldo” o autosuficiencia. Al mismo tiempo quería entrar de cabeza en una comunidad, ya que pensaba vivir en una, más adelante.

Llegué con ideas acerca del lugar, pero sobretodo con un sentido de alivio de estar fuera de Rusia. Y el norte de Italia es bonito. Llegué el día del solsticio de verano, el Oráculo de la luna llena, y también el día de la defunción de Falco. Sabía que era el fundador de Damanhur pero realmente no tenía idea quien era. Hasta ahora no puedo decir que lo sé. Pero el impacto que tuve – y tiene – sobre esta sorprendente comunidad es profundo de verdad. Lo que sentía después de sólo algunos días era el increíble AMOR que tenía la gente, el uno por el otro, y por su misión de crear una nueva forma de estar en la Tierra y estar el uno con el otro.

Morning harvestViví en Prima Stalla, el gran núcleo de la  agricultura y el grupo más grande con cerca de 30 residentes. Cuando llegué no podía esperar para depositar mis maletas, ponerme mis guantes y empezar a sacar las malas hierbas  – y así fue. Había de verdad aterrizado en mi  “zona de confort”. Conocí a Carpa, que es española, y fue con gran alivio que pude usar mi castellano un tanto oxidado pero adecuado, más bien que intentar poner a trabajar mi Italiano recién aprendido. Así que me adentré en la rutina de eso de trabajar la tierra con los voluntarios del intercambio de trabajo y asistí a las clases de New Life [un programa en la cual vives tres meses en Damanhur como un ciudadano] clases que para mí no tenían ni pies ni cabeza. Resumen de la primera semana: me preguntaba porque pagaba por un programa cuando hacia tanto trabajo. Pero nadie me había dicho que lo hiciera. Así empezó mi aprendizaje.

Segunda semana – escuchaba las charlas y fui a las reuniones, pero no “pillé” PARA NADA. Experimentaba una tremenda resistencia a lo que veía y lo que oía y pensaba que el programa era demasiado caro y mal organizado. Sabía que estaba trabajando más que realmente tenía que hacer, pero no sabía cómo dejar de hacerlo. Durante la segunda semana me torcí el tobillo, pero seguía trabajando, naturalmente, para seguir sintiéndome “cómoda”. Empecé a hacer planes para marcharme.

Expressions through Art

El sábado de aquella semana asistí a un taller de cerámica – sobre todo para no estar trabajando! Y mi tobillo me estaba matando, entonces pensé “estupendo, tomaré un descanso, me gusta hacer cerámica, puedo hacer una máscara.” Pero no estaba abierta en términos de hacer algo nuevo en cuanto a formas de pensar, y otra vez mi resistencia me bloqueó. Me marché a mitad de la clase (antes de la mejor parte, como supe después de los otros participantes). Pero lo que SÍ hice, siguiendo un consejo de alguien, fue ir a ver a Cavalluccio di Mare, una de las sanadoras y sanadores dotados de Damanhur. A la sanación sí que estaba abierta porque ahora experimentaba auténtico dolor FÍSICO. Y fue entonces que todo cambió para mí. Ella escuchó mis quejas, me explicó las cosas  en términos sencillos, usó sus “mágicas herramientas sélficas damanhurianas” para no solamente empezar mi sanación física sino mi proceso de sanación mental y emocional también.

Las visiones que tuve entonces fueron una revelación de verdad. Mi Resistencia empezó rápidamente a disolverse. Empecé a ver el cuadro más amplio, empecé a sentir “la” inspiración. Dos días después visité los Templos y tuve otro despertar, seguido por una sesión con Cavalluccio, y ya estaba prácticamente colocada! Me encontré YENDO MÁS DESPACIO, tomándolo con más calma. Dejé de trabajar tanto, y eso con un completo sentido de la responsabilidad y la conciencia. Empecé a trabajar CON la gente. C-O-N en mayúsculas – y  esa es una palabra-concepto que no he experimentado mucho en mi vida. La idea de estar verdaderamente “con” otros es una piedra angular de Damanhur. Pero va mucho más allá, mucho más profundamente que sólo trabajar con otros  o vivir con otros. Es un “estar con” espiritual y filosófico! Empecé a “pillarlo”. Había ocurrido magia. Quedé transformada.

Share