Alimentación para ser un mago mejor Segunda parte. Cómo comer.

Jun 06, 14 Alimentación para ser un mago mejor  Segunda parte. Cómo comer.

Aquí hay algunas ideas más sobre nutrición espiritual del “Pequeño evangelio de la alimentación” (que se encuentra en uno de los libros de Falco, “Siete puertas escarlatas”). Es un texto que ha influido en cómo los damanhurianos se relacionan con la comida, como conexión con el ecosistema, respeto por la naturaleza, expansión del espíritu y preparación para la magia y la alquimia :

 

 

Se comerá así:

comiendo pastaCosas juntas que vengan: del cielo, de la superficie, de bajo tierra. Dominen los colores. Los productos de los animales, la leche, los huevos. Primero carnes de animales pequeños y al final de la comida las de los animales cada vez más grandes. Pero que la carne no exceda la cuarta parte de los vegetales. Quien prepara la comida sea puro. Lo que debe ser matado sea respetado. El árbol que es talado reciba el rito del buen sacrificio, para que se conserve su esencia y emigre a una planta o semilla joven, cuando ésta se planta en la tierra libre. Nunca quitar demasiado, nunca dejar demasiado. Sea el hombre elemento de equilibrio entre las especies, y no depredador. Estén limpias las orillas por donde fluye el agua, cultivadas con plantas que aman las aguas corrientes. Lo que ama la sombra tenga sombra, lo que ama el sol, sol. Se coma con variedad, más que con cantidad. Cada cosa que se puede cultivar en armonía sea cultivada, se trate de setas, insectos, hierbas, plantas, peces, anfibios o animales de todas las especies. Que a cambio de la protección de las especies los seres humanos cojan debidamente los productos que necesita para alimentarse.

 

tomates invernadero

Vivir en el espíritu del “Pequeño evangelio de la alimentación” conecta a las antiguas maneras que muchas culturas indígenas y tribales han practicado y siguen practicando.

Es divertido pensar en cómo, creciendo en Estados Unidos, me enseñaron acerca de las “cuatro grupos de alimentos básicos” como la única medida para una dieta “equilibrada”. Centrándome en lo que está en mi plato y no en de dónde proviene, cómo llegó hasta allí, si todavía estará allí mañana o dentro de siete generaciones – la importancia de honrar los recursos y las fuerzas de la naturaleza que me dan vida y sustento. Este tipo de equilibrio va más allá de un esquema de cuatro cuadrantes. Es reconocer mi lugar en un ecosistema espiritual, con conciencia y gratitud.

 

Haz clic aquí para leer Alimentación para ser un mago mejor Primera parte – Qué comer

Haz clic aquí para leer Alimentación para ser un mago mejor Tercera parte. Más allá de la comida

 

Share