Senegal: desde Dakar a Guédé Chantier

May 26, 16 Senegal: desde Dakar a Guédé Chantier

tanji_ulitan_share_experience-copy-115x150

COMPARTIR EXPERIENCIAS

 

 

Nuestra hermandad con Guèdè Chantiér en Senegal, parte 2

Espero que la historia de nuestra hermandad entre Damanhur y Guédé Chantier Eco-Comunidad en Senegal fuese de tu interés.
Nos pareció una buena idea compartir un seminario sobre conservación de alimentos como una acción concreta para fortalecer la conexión con nuestra comunidad hermana.

Senegal_-_2Al día siguiente de nuestra llegada a Dakar, Pellicano (una mujer damanhuriana), Ousmane Ali Pame (un líder Senegalés) y yo partimos hacia nuestro destino: Guédé Chantier.
Tardamos algún tiempo hasta que llegamos a Dakar, pues como cualquier otra gran ciudad, está rodeada por grandes suburbios a las afueras. Finalmente llegamos a la sabana senegalesa, que se caracteriza por  gran cantidad de arena y algunos árboles y arbustos resistentes a la escasez de agua. Es divertido ver como grupos de animales, de repente, casi en el medio de la nada, aparecen: cabras, vacas y dromedarios que pacen las hojas de los árboles.
Las acacias son árboles hermosos, y los más impresionantes, son los grandísimos baobab, que crecen con sus numerosas ramas, casi sin hojas, hacia el cielo . Los baobabs son muy viejos, algunos son centenarios, por lo que paramos algunas veces, para que Pellicano orientara estos ancianos árboles

Senegal - 1De vez en cuando veíamos burros, que a veces tiraban de carros de madera mientras pasábamos por pintorescos pueblos. Estábamos encantadas escuchando las historias que Ousmane nos contaba sobre lo que veíamos. Es una fuente inagotable de información.

Finalmente llegamos a San Louis, una ciudad antigua colonial, donde almorzamos  en casa del primo de Ousmane. Su mujer nos preparó una deliciosa comida en su preciosa casa fresquita, pues en el exterior las temperaturas iban ascendiendo por encima de los   30º C. Había niños por todos lados, y dado que los senegaleses del norte son gente hermosa, los niños con sus ojos sonrientes aún lo son más.

Inmediatamente tras el almuerzo, partimos de nuevo porque llegábamos tarde y nos quedaban todavía varias horas para llegar a Guédé. El paisaje se hacía cada vez más desértico hasta que llegamos a Guédé, donde nos esperaban alrededor de 200 personas con una ceremonia de bienvenida, bajo una temperatura de más de 38ºC. Después de las presentaciones realizadas por Ousmane, comenzaron los discursos oficiales de los más ancianos. Hablaron en Pulaar, que es la lengua de la gente Fulani que habita al norte de Senegal, Mauritania, Mali y Gambia.

Senegal_-_3Ousmane traducía al inglés y yo traducía a Pellicano al italiano. Una cantante interpretó algunas canciones hermosas en nuestro honor. Estábamos encantadas y conmovidas por la intensidad y la habilidad para dar esos significativos discursos. Algunas de las frases realmente me llamaron la atención, como “ahora somos hermanos y hermanas” y “nuestra casa es vuestra casa”, así como el profundo significado que la relación con nuestra comunidad hermana tenía para ellos.

También ofrecimos un discurso como saludo oficial de Damanhur, y finalmente nos retiramos a la modesta pero acogedora casa de la familia de Ousmane. La casa tiene  forma de herradura, con un patio interior, y como todavía siguen con la tradición de vivir juntos, alrededor de 30 personas viven en la casa, duplicándose el número durante las vacaciones. Cada persona tiene su propio rol, y las mujeres hacen turnos en la cocina. Parecía como si estuviéramos en un núcleo damanurhiano. Después de la cena comunitaria, Pellicano y yo nos fuimos a descansar a nuestra habitación, estábamos muy cansadas, pero vibrantes de emoción, y protegidas con una mosquitera. Nos despertamos al día siguiente preparadas para conseguir nuestro objetivo, el taller de conservación de alimentos.

Senegal_-_4

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*