Excavar en el Templo: la experiencia de Formica

Sep 11, 17 Excavar en el Templo: la experiencia de Formica

VIVIR EN COMUNIDAD

 

 

El lugar que más me gusta de los Templos de la Humanidad es el corredor que lleva a la zona más profunda de los templos, tallado en la roca viva y que se ha quedado tal y como lo excavamos, porque me transporta atrás en el tiempo y me recuerda cuando los templos eran aún un secreto del que no se podía hablar, hace más de 25 años…

Cuando les explico a las personas que vienen a visitar los templos que, por entonces, trabajábamos juntos durante toda la noche, en cadena, pasándonos cubos llenos de piedras sacados de las salas, a través de los pasillos hasta el exterior, generalmente abren mucho los ojos y exclaman “¡no me lo puedo creer!” o “¡imposible!”, o “pero ¿cómo lo habéis hecho?”.

Es extraño, porque cuando pienso en ello, la primera cosa que recuerdo es que no ha sido tan difícil, más bien, fue irresistible el hecho de encontrarnos y bromear, reír y cantar juntos hasta altas horas de la noche, contando los cubos que sacábamos fuera para que fuesen, al menos, uno más de los que había sacado el grupo de la noche anterior… 

¡No recuerdo el cansancio sino los intercambios y las emociones compartidas con los que trabajaron junto a mí, y seguidamente las risotadas, las tomaduras de pelo, las bromas!

No recuerdo el cansancio sino los intercambios y las emociones compartidas con los que trabajaron junto a mí, y seguidamente las risotadas, las tomaduras de pelo, las bromas!
No estábamos excavando s
olo en la montaña, estábamos excavando en la historia, en la fantasía y dentro de nosotros. 

Estábamos dejando una señal en el tiempo como pequeños grandes dioses que crean vida donde antes no la había…
Cavar en los templos, llevar la luz y la belleza a un lugar virgen, nunca antes habitado por la respiración de los seres humanos, ha sido como crear como una moderna “Arca de Noé”, como plantar algo vivo y palpitante en el corazón de nuestro planeta, una semilla capaz de hacer brotar un nuevo tiempo, una esperanza, una dirección alternativa a la que existe “fuera” de la tierra y que nos está llevando a un punto sin retorno.

Cavar en los templos, llenarlos de obras de arte ha sido una de las experiencias más bonitas de mi vida, que me ha permitido tocar con la mano cuánta magia hay dentro y entre nosotros…

 

 

Share

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.