La libertad de sanar

Nov 11, 17 La libertad de sanar

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

Hoy vivimos en un mundo que ataca y combate con todos los medios posibles la sanación, porque sobre la “enfermedad” florecen una infinidad de actividades económicas. Sin embargo, uno de los poderes innatos y naturales de nuestro extraordinario organismo es la capacidad de la auto-sanarse.

Para la industria farmacéutica somos consumidores importantes y hace de todo para que ninguno sea consciente de que es posible estar sano aún sin medicamentos. Retomar posesión de la propia salud significa también entender que el remedio más fácil, y más al alcance, a menudo representa la vía más larga a la verdadera y completa curación.

El camino del Sanador Espiritual enseña a redescubrir la llave a nuestro bienestar y a nuestra libertad para sanarnos. Regenerar el equilibrio para estar sanos significa abrirse a escuchar, vivir con entusiasmo y pasión la jornada, crear conexiones con el ambiente que nos rodea y que comprende no solo a los seres humanos, sino también otras formas de vida y de energía. Nuestro cuerpo está estructurado, biológicamente y sutilmente, para estar sano, cada respiración activa centenares de millones de reacciones químicas para responder a la necesidad de nuestro organismo y de nuestra alma. La primera cosa que la Escuela de Sanadores Espirituales enseña es el contacto con la energía pránica, que a través de la respiración trae linfa vital e información preciosa a todo nuestro ser.

La salud no es solo un estado de bienestar físico y mental, sino también espiritual. Por este motivo, educarse para tener pensamientos positivos, alinear una nueva visión de sí mismo y de la realidad, abrirse a la percepción de la complejidad de lo que ya existe son pasos indispensables en el curso de Sanadores Espirituales.

Si te interesa conocer más, pulsa aquí

 

Share

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.