Mi primera vez en el Templo de la Humanidad – 2a. parte

Nov 14, 17 Mi primera vez en el Templo de la Humanidad – 2a. parte

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Habría querido pararme para observarla mejor, pero Falco caminaba muy rápido y resultaba difícil seguirle. Nos adentramos en la montaña hasta llegar a una sala redonda completamente pintada ¡me quedé boquiabierta! Pese a que su tamaño no era enorme me pareció una obra increíble… en el centro del techo había un sol dorado y sobre el fondo azul de la pared figuras y símbolos que no conocía…

Era la primera sala excavada por los fundadores con la única ayuda de picos, unos años antes.  Falco dejó decantar nuestra estupefacción, que apenas podíamos sostener, después se dirigió hacia lo que parecía un altar en la pared circular, tocó una esquina y de repente la base del altar se abrió, vislumbrándose una escalera hacia abajo que llevaba a otra sala redonda, mucho más grande que la anterior.

De nuevo el asombro saturó todos mis sentidos…¡Estaba en una versión real de una película de Indiana Jones, pero mucho mejor!

Todo lo que estaba viendo había sido realizado en secreto durante siete años por los fundadores y los damanhurianos más fieles, el secreto se había guardado, no solo al mundo, sino también dentro de Damanhur, porque no todos conocían este increíble lugar.

La sala fue pintada enteramente por Falco con doce códigos herméticos que contenían las informaciones más valiosas de su conocimiento. ¡Entonces no sabía que años después  aprendería a traducir algunos! La energía de aquel lugar era acogedora y fuerte al mismo tiempo, y después descubriría que la sala estaba dedicada al agua y al principio femenino.

La maravilla y la admiración nos sobrecogió de nuevo aquel día, porque Falco nos hizo descender por las escaleras y nos dimos cuenta que una tercera sala estaba en construcción, justo bajo el suelo de la segunda sala. Falco me miró, haciendo señas con los ojos hacia las paredes y me dijo en tono misterioso: “Estos lugares esperan estar llenos de arte!

En aquel momento hacía poco tiempo que habíamos comenzado a pintar las paredes de Damjl, la capital histórica de Damanhur, pero ¡pintar en aquel lugar era otra cosa! No obstante asentí al jefe y murmuré algo que no recuerdo: estaba demasiado emocionada y confusa.

Cuando salimos de los Templos de la Humanidad portaba conmigo una nueva visión de la vida, como si hubiese tocado el corazón de una gran criatura subterránea escondida a los ojos de los demás, que aguardaba para tomar vida también con mis manos.

Y aquella visión, aquella sensación de  profunda conexión con la energía de la tierra y con los que he compartido durante muchos años el secreto, me acompaña aún hoy…

Formica Coriandolo

 

Share

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*