¿Por qué el Bosque Sagrado es un templo?

Dic 05, 17 ¿Por qué el Bosque Sagrado es un templo?

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

Según la filosofía damanhuriana, cualquier lugar se puede convertir en templo, si el empleo y la función del espacio es concebida y experimentada como un puente hacia dimensiones distintas de la nuestra. 

En Damanhur, el recorrido hacia la sacralización del bosque se dio de forma natural como consecuencia, al haber considerado siempre la vida como una expresión de la naturaleza divina, que permea este mundo de las formas. 

Tras esta condición, el siguiente paso hasta convertirse en Templo, se remonta a hace poco más de cuatro años, cuando su función de intermediación entre esta y otras dimensiones fue ratificada por Falco Tarassaco, poco antes de su partida de este plano de realidad. De hecho, Falco eligió el Templo del Bosque Sagrado como un lugar privilegiado, para establecer contacto entre nosotros y el más allá, definiéndolo con un término muy bonito y evocador: «cuna».  Un lugar en el que nace y renace la vida, es decir, en el que el entrelazado mágico liga la existencia material con la sutil. En este delicado y precioso ecosistema, los árboles desempeñan un papel fundamental como criaturas «puente», pertenecientes a lo que llamamos en Damanhur el Mundo Madre, o una de las fuentes de vida de nuestra alma humana.

.

Los árboles han sido considerados, desde siempre en numerosas culturas, la manifestación más  cercana a la divinidad y a la vida: el árbol del Conocimiento, el árbol de la Cábala y el árbol de la Inmortalidad son algunos ejemplos de esto. El árbol, con su verticalidad, une el cielo y la tierra y evoca a la tercera ley de la Magia “Como es arriba, es abajo».  Es la expresión de la vida misma, que se regenera en cada estación, en un ciclo eterno de nacimiento y renacimiento. 

La tradición del bosque sagrado es particularmente fuerte en India, en dónde gracias a ella sobreviven grandes y pequeñas extensiones forestales, respetadas por ser consideradas como parte de la casa de Shiva, Vishnu o de otras Fuerzas menores. Un ejemplo de árbol venerado como eje de una función espiritual es el baniano, que en la tradición hindú representa el árbol del mundo: uno de los accesos al Matrimandir, la gran esfera que alberga las meditaciones en el centro de Auroville, en la India (una gran comunidad espiritual fundada por Sri Aurobindo y Madre y que está ligada a Damanhur en relación de amistad e intercambio)  es un bellísimo recorrido entre los banianos.

También, la historia europea está fuertemente influida por la cultura druídica, una cultura que ve en el bosque el lugar principal del desarrollo cultural y religioso de los seres humanos. El bosque, según la visión druídica, no es solamente la casa de algunos Dioses sino, sobre todo, el lugar en el que es posible contactar con  todo a través de los árboles, que son antenas dirigidas hacia una dimensión superior. En África el predominio de la historia animista hace que el bosque sea la sede de fuerzas y funciones de consuelo y sostén para el ser humano, que se lleva de esta casa nutrimento y protección incluso después de la muerte. El bosque es la puerta hacia distintas dimensiones y la historia está llena de cuentos que relacionan a los humanos y al bosque, ligeramente distintas entre ellas pero que siempre coinciden en la representación del bosque como un espacio de conexión armónica entre humanos y los mundos del «más allá». En el imaginario humano la vida se desarrolla alrededor de los árboles, como en el caso de la película Avatar, de James Cameron, del 2009, en la que la gigantesca planta madre; habitada por el pueblo de los Na’vi es manantial de vida para todo el planeta y se convierte en el campo de batalla entre los nativos y los invasores terrícolas.

La intuición artística y narrativa de Avatar, fue resaltada por el fundador del Centro de Estudios de Nuevas Religiones (Cesnur), Massimo Introvigne, que comparó Damanhur con el pueblo de los Na’vi, indicando muchas de las analogías entre la cultura de naturaleza de los protagonistas de la película y la de los damanhurianos. 

La certeza de que el mundo vegetal contiene una gran sabiduría e inteligencia, ha sido la palanca que, desde los orígenes de Damanhur, ha empujado a sus fundadores a construir los primeros aparatos de Música de las Plantas  para entrar más profunda y significativamente en contacto con su esencia.

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.