Sueño, luego existo

Dec 08, 17 Sueño, luego existo

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Concretar y construir nuevas realidades, equivale a saber soñar con fuerza. Los soñadores son personas prácticas, determinadas, no son el tipo de gente con la cabeza en las nubes. Quien sueña con fuerza mueve el tiempo y el espacio.

En Damanhur, el sueño es un sentido interno, es decir, un potencial que se puede despertar, y que nos permite extraer nueva información sobre nosotros con la que modificar la realidad que nos rodea. Esta capacidad pertenece a ciertas criaturas que, como nosotros, albergan un principio divino activo al que nosotros llamamos “chispa divina”.


Activar el sentido del sueño significa ejercer una facultad que acerca a los seres humanos a los dioses: el poder de creación sobre este y otros planos de existencia. 

También están convencidos de ello los aborígenes australianos, cuya cultura milenaria atribuye la creación y la formación de este mundo al “tiempo del sueño”, mientras que para  otros pueblos indígenas, soñar significa ponerse en contacto con otras dimensiones o territorios, en los que la vida se desarrolla y crece igual que en este planeta. En la cultura chamana tolteca los hombres de conocimiento o brujos, tienen el poder de construir territorios físicos en los sueños, en los que pueden permanecer a voluntad. El pueblo de los Senoi en Malasia, se dedica a construir proyectos colectivos en la dimensión de los sueños, y no distinguen la realidad onírica de la de la vigilia. 

Por el contrario, en la sociedad actual, más del 40% de la población mundial padece alteraciones del sueño, con graves consecuencias sobre el estado de salud. Incluso entre los niños están aumentando los casos de insomnio y los consiguientes déficits en el desarrollo psicofísico y en la socialización.

o

El daño mayor se produce por la falta de sueño REM, es decir, de las horas en las que se sueña con imágenes. Estudios científicos han comprobado que durante los sueños se registra un incremento de la actividad cerebral cercano al 13% y que se forman nuevos recorridos neuronales; esto significa que, literalmente, el sueño es una fase de aprendizaje cognitivo o, dicho de otra forma, una fase en la que vivimos una experiencia que nos hace crecer.

Redescubrir la importancia de nuestros sueños es fundamental para imprimir un cambio en la conciencia colectiva, para alcanzar nuestro verdadero potencial y para vivir una vida sana. No es casual que la expresión común “realizar los sueños”, sea la que define el estado de perfecta felicidad de los seres humanos.

¡Si quieres dar los primeros pasos en esta dirección mira este vídeo y sigue estos 5 simples consejos para empezar a orientar tus sueños!

 

 

Share

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*