¿ Qué son las esferas ?

Dec 14, 17 ¿ Qué son las esferas ?

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

En las salas de los Templos de la Humanidad existe la magia: fascinantes esferas de cristal llenas de diversos líquidos. Algunas son de colores, otras aparentemente son blancas y transparentes, pero observándolas bien, cada una de ellas es un universo en sí misma, donde es fácil perderse, cuando el ojo las mira.

Los líquidos que contienen estas esferas son el resultado de un proceso alquímico cuya duración, en muchos casos, fue, incluso, de 10 años. ¿Por qué tanto tiempo? Porque el tiempo en alquimia es un ingrediente fundamental para contactar otros fragmentos de tiempo. “El símil responde al símil”, cita la segunda ley de la magia de Hermes Trismegisto,  el primer alquimista que vivió 2000 años A.C., confirmada hoy también por los experimentos de física cuántica. El físico Alain Aspect, de hecho, fue el primero en demostrar en 1980 la veracidad de este asunto. Aspec separó una pareja de electrones y posicionó a kilómetros de distancia el uno del otro. En el Cern, de Ginebra, intervino sobre uno de ellos variando su spin (la dirección sobre la cual un electrón gira sobre sí mismo) e instantáneamente su electrón gemelo, que permanecía en el Instituto de Física Nuclear de Roma, reaccionó como si hubiera recibido el mismo impulso, por lo que demostró que entre los dos electrones la información  acaece independientemente de la distancia espacial.

Las esferas que están en los templos funcionan según el mismo principio: el agua que proviene de lugares y tiempos distintos a nuestro planeta nos permite tocar infinitos puntos en el tiempo y en el espacio, porque cuando la complejidad de la vida y de la información contenida en estos instrumentos supera una masa crítica, las esferas se convierten en amplificadores de las señales y la información que llegan a través de la red de las líneas sincrónicas. Esta red está compuesta por 9 líneas verticales y 9 líneas horizontales, que se unen en los polos de la tierra y desde allí salen para conectarse con otros planetas, es decir, con otras formas de inteligencia. ¿A qué se asemeja todo esto? A una enorme red neuronal que, en un modo similar a lo que ocurre entre las neuronas de nuestro cerebro, conectan los planetas entre ellos para intercambiar información y mantener nuestro ser en cohesión y consciente.

¡No es una casualidad que la segunda ley de la magia mencione “¡Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba!”

¿Tienes curiosidad por saber más? Lee el libro “Las Líneas Sincrónicas” o inscríbete en el curso “Contacto con el Cosmos”  ¡descubrirás un mundo complejo y fascinante!

 

Share

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*