Solsticio de Invierno

Dec 21, 17 Solsticio de Invierno

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Los solsticios y equinoccios son los latidos del corazón de nuestro planeta que nos recuerdan que somos parte de un todo. ¿Qué seríamos sin el ritmo del sol, la respiración de los árboles y las mareas lunares? ¿Bastarían nuestras casas para protegernos del frío de un día sin la estrella que llamamos Sol? y ¿crecerían los cultivos sin el satélite que llamamos Luna? Pararse a reflexionar sobre las conexiones infinitas que generan vida sobre la Tierra es importante.

No podemos dar por descontando que el coche partirá por la mañana y nos llevará al trabajo, que el ordenador se conectará a internet y podremos comunicarnos con la otra parte del mundo, si el sol no sale nada de esto sucedería.

Muchos pensarán: “¡qué absurdo! ¿por qué mañana no debería salir el sol, si siempre lo hace y también se pone?” Verdad, pero si cada cosa que hacemos está originada por este ritmo, ¿por qué subestimarlo y darlo por descontado?

El desapego a este latido del corazón banal nos hace a pensar que nuestra vida depende de la red eléctrica y de la red inalámbrica, de las huelgas de la gasolineras y de los medios de transporte públicos, mientras que todo depende de nuestra conexión con la naturaleza y sus fuerzas.

Estos días nos traen grandes dones de consciencia, si estamos preparados para acogerlos. Todos los pueblos del mundo han llenado de significado los solsticios: desde el este al oeste, desde el norte al sur, estos son los días en los que nacen los dioses y los hijos vinculados a ellos. Las puertas que conectan los caminos estelares a las líneas sincrónicas que cruzan nuestro planeta, se abren y vierten sobre nosotros energías e informaciones únicas.

En Damanhur estos son días para recapitular, donde cada uno revisa lo que ha realizado y lo que quiere conquistar el año próximo. Se escriben cartas con propósitos y conjuntamente se valora la dirección en la que proyectarse.

Una sugerencia: en estos valiosos momentos festeja, diviértete, pero encuentra también el tiempo para salir, solo, a la naturaleza a escuchar…Respira y siente lo que te dice la tierra, el cielo, el viento, las plantas y los animales que te rodean. Alejados de nuestras costumbres, una voz antigua nos habla…

¡Buen solsticio!

 

Share

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.