Segunda Cuestión: Continuidad

Jan 10, 18 Segunda Cuestión: Continuidad

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Las Cuestiones o “Quesitos” son fórmulas dinámicas que pueden ser utilizadas en la meditación y en la vida cotidiana. Su formulación es el resultado de las conquistas colectivas de Damanhur, pero cada persona puede interpretarlas según sus propios talentos y características.

El valor de la acción expresa su potencialidad plena cuando la acción viene repetida con continuidad. Una acción mantenida en el tiempo adquiere valor y restituye energía, al contrario de una acción realizada impulsivamente y que se consume velozmente como un fuego de paja, sin producir un efecto duradero.

El segundo Quesito se refiere por lo tanto a la continuidad en el actuar con coherencia en relación a la elección inicial. La continuidad es el motor mismo de la acción que da solidez a nuestra presencia en el tiempo.

Una acción con estas características contiene en su interior el supuesto de ser mejorada, porque es posible que no esté siempre equilibrada en cada una de sus partes. La continuidad nos proporciona un modo de equilibrar los efectos de nuestra actuación y de “reajustar el tiro”.

El segundo Quesito sugiere, por tanto, ser o llegar a ser personas que garanticen su propia presencia a través de la continuidad en sus acciones, el no dejar caer por tierra sus iniciativas, sino más bien darles una fuerza constante, no por obstinación, sino por coherencia; la misma coherencia que indicará las eventuales variaciones que se produzcan en cada momento.

La aplicación del segundo Quesito significa también lealtad y respeto a la palabra dada, esto es, a las expectativas –en este caso legítimas- que habíamos provocado en los otros.

La continuidad y la coherencia con lo elegido es, al fin y al cabo, un banco de prueba excelente; nos da la medida de nuestra convicción y nos permite desarrollar una autodisciplina útil para comenzar a transformarnos en primer lugar a nosotros mismos.

En este punto, la pregunta es: ¿Cuánto somos coherentes con lo que hemos elegido?, ¿Conseguimos superar la pereza que a menudo se interpone entre nuestra elección y la continuidad que merecemos?

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.