Cuarta Cuestión: Femenino

Jan 25, 18 Cuarta Cuestión: Femenino

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

Los “Quesiti” o  Cuestiones, son fórmulas dinámicas que pueden ser utilizadas en meditación y en la vida cotidiana. Su formulación es el resultado de las conquistas colectivas de Damanhur, pero cada persona puede interpretarlas según sus propios talentos y características.

La Cuarta y la Quinta Cuestión se caracterizan por ser “femenina” la primera, “masculina” la segunda. La referencia no es el hecho que mujeres y hombres tengan que reflexionar sus preguntas de maneras diferentes, pero el hecho de que existan ambas naturalezas dentro de cada individuo,  femenina y masculina, que nada tienen a que ver con el género de nacimiento y con los comportamientos sexuales,  hacen que se caractericen con diferentes valores.

La Cuarta Cuestión se refiere a la parte femenina presente en cada individuo y da firmeza al valor de la estabilización, lo que significa incrementar lo adquirido, aseverando el cambio ocurrido en el proceso de transformación propuesto por las Cuestiones anteriores.

También es la pregunta de la generosidad de uno mismo, característica puramente femenina, es decir, del no escatimar en poner en marcha los propios talentos, las propias capacidades, para abrir nuevos caminos para uno mismo y para los demás, hasta representar un elemento de encuentro y unión entre las personas.

Como en un proceso alquímico donde los elementos son destilados y después estabilizados, también en el recorrido de las Cuestiones se alternan fases dinámicas de acciones y transformaciones con fases vinculadas a la estabilización, que condensan nuevas potencialidades en cada uno.

Cuando nuestra parte femenina expresa su plena naturaleza es capaz de acoger la semilla de una nueva vida y de hacerla germinar, protegiéndola dentro de sí en las fases más delicadas de su desarrollo, hasta el momento en que pueda convertirse en otro. La Cuarta Cuestión inspira a cada uno de nosotros a vivir la consciencia de aquello que es importante para contener una nueva vida, de un nuevo equilibrio hasta hacerlo sólido, estable, para que pueda evolucionar aún más . Realizar esto es un acto de generosidad, de disponibilidad y de unión.

En este punto del recorrido la pregunta que podemos hacernos es: ¿sé contener y estabilizar con amor nuevas condiciones, incluso si no se originan directamente de mí, enriqueciéndolas con mi contribución y mis talentos?

 

Share[/Facebook]

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.