Un poco liados, ¡pero felices!

Feb 06, 18 Un poco liados, ¡pero felices!

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

¿Cuántas potencialidades están contenidas dentro de nosotros? ¡Muchas! No solo las relativas a la esencia de nuestra alma, que transporta en sí misma una chispa divina ligada a nuestro origen, sino también las relacionadas con las distintas personalidades que nos componen, y que representan una muestra de caracteres, experiencias y talentos realmente variopintos.

En lugar de pensar que tener muchas personalidades dentro de uno mismo supone un problema, o peor aún una enfermedad, en Damanhur creemos que es un recurso único del cual debemos beneficiarnos para vivir una vida más feliz y completa.

Conocer nuestras voces interiores (podemos llamarlas también así), nos hace más conscientes de como lograr gestionar los desafíos que la vida cotidiana nos pone delante.

Al igual que un director dirige a cada elemento dentro de la orquesta, todos podemos aprender a tocas nuestros instrumentos (personalidades) en el momento apropiado, evitando así tener que escuchar un solo de trombón cuando lo que pide la partitura son las armonías de un violín.

Si este ejemplo resulta demasiado teórico podemos simplemente pensar en lo que nos pasa en la vida diaria:  por ejemplo, podemos tener que afrontar una entrevista de trabajo justo cuando nos guía la personalidad más frágil y vulnerable, o bien, podríamos acudir a una cita romántica sin darnos cuenta de que nuestra personalidad dominante, en ese momento, es una experta  organizadora a la que solo le interesan los aspectos operativos y logísticos (vaya, vaya..).  

Vivimos muchas situaciones de ese tipo cada día, sobre todo cuando no tenemos ni idea de cuántos somos dentro nosotros mismos y qué características expresan nuestras  personalidades.

La Física Espiritual damanhuriana afirma que la chispa divina presente en cada ser humano posee la peculiaridad de atraer a distintas personalidades. Estas personalidades se encuentran en un espacio llamado “Umbral”, que se extiende como un “búfer” entre esta dimensión material y la espiritual, a la que llamamos “Real” en Damanhur, de donde proviene la chispa divina.

Cuando está a punto de nacer un nuevo ser, el alma se separa del Real, pasa a través del Umbral y recoge a un “racimo” de personalidades que representan el “ajuar” para la vida del que nace.
En la cultura oriental, el karma del que nace,  generado en su vida anterior, determina la composición de las distintas personalidades para que a través de toda una gama de  experiencias posibles, el alma pueda madurar la divina indiferencia necesaria para conseguir la iluminación. Las distintas personalidades se pueden asimilar, en ciertos aspectos, con la idea de las vidas precedentes, pero sería muy limitado considerarlas solo así.

A través de una técnica que va de la expresión artística al juego, de la observación a la relación con los demás, en Damanhur se aprende a contactar y a integrar armónicamente las distintas personalidades, se abordan los conflictos interiores y se aprende a reconocer y a llamar a nuestras diferente partes, con el fin de guiar de una manera más feliz nuestra vida.

El Curso de Personalidad Interiores  es el inicio de un proceso que dura mucho tiempo y que puede ser gestionado de forma autónoma, una vez adquiridas las técnicas fundamentales para localizar nuestras personalidades y para establecer contacto con ellas.

Y bien, ¿a qué estás esperando?

Share[/Facebook]

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.