El estudio como necesidad espiritual

Aug 31, 18 El estudio como necesidad espiritual

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Nosotros crecemos principalmente gracias al estudio, una verdadera “necesidad espiritual”,  y a través de la emoción. Todas nuestras partes necesitan ser nutridas: la divinidad que habita en nosotros necesita sentir que existe una  relación de intercambio armónica entre los planos “altos” y los planos “bajos” de la existencia; nuestra parte psicológica necesita encontrar riqueza en la relación con los otros y con el entorno; el cuerpo necesita expresar sus propios impulsos y no sentirse descuidado.

A través de este recorrido, podemos guiar las modificaciones sobre nuestro carácter y nuestro comportamiento. Mediante un franco diálogo con nosotros mismos, podríamos decir un diálogo abierto entre nuestras personalidades,  podemos poco a poco superar los pequeños y grandes egoísmos, los pequeños y grandes miedos, la pereza, el juicio, y dejar que nuestra generosidad, nuestra compasión, nuestros talentos sean libres para manifestarse. Tranquilizar la mente y la ansiedad.


El estudio, a la par que la búsqueda, es una importante llave para abrir la puerta de nuestra alma: conocer, indagar a través de la investigación personal y del conocimiento sobre la investigación de otros, instruirse sobre las leyes grandes y pequeñas que mueven la vida y el universo, eso también nos mueve, nos lleva hacia territorios del espíritu que, mientras nos enseñan cómo crecer, nos dan placer. El estudio nos provee con los instrumentos indispensables para leer la realidad, educando la interpretación que cada uno puede hacer sobre ella. Todos vivimos  en nuestro propio casi-real, es decir, en el mundo de la percepción y de la interpretación personal.

Para que el proceso de interpretación-percepción pueda establecer puentes hacia los demás, más allá de uno mismo, evitando que se cree una barrera entre nosotros y el otro, es necesario el estudio, capaz de proveernos de un número tal de parámetros interpretativos que nos permitan estar abiertos a otras diferentes percepciones-interpretaciones.

El recorrido que se espera del ser humano en esta época es el de la liberación: liberación “desde” la materia más que liberación “de” la materia, ya que 

“la materia representa una parte de nuestra dimensión y no un impedimento para su realización.”

Revaluar la fisicidad, la energía moldeable de nuestro cuerpo es el primer paso en este proceso. Nuestro crecimiento espiritual ocurre también y sobre todo mientras movemos las manos, mientras trabajamos, en cualquier momento de nuestra vida en el que somos conscientes de lo que estamos haciendo.

No se estudia solo con la mente sino también con el cuerpo: cuidar del templo de nuestro espíritu practicando costumbres sanas, “escuchando” las reacciones que el organismo nos da en respuesta a los estímulos que elegimos para él, es también una forma de estudiar.

Falco Tarassaco ha ideado y desarrollado, junto a investigadores damanhurianos, algunas técnicas de ampliación de la percepción sobre uno mismo, partiendo del cuerpo físico y expandiendo su percepción hasta su componente energético. La más difundida de estas técnicas se llama Armonización Interior y se basa en el contacto con la parte energética de uno mismo, los adonajba, las microlíneas, el aura, etc., a través de la percepción sensorial. Es más importante convertir las pequeñas cosas cotidianas en momentos de meditación, que crear situaciones excepcionales en las que se tienen sensaciones y visiones extraordinarias; Falco nos recuerda que se medita durante las 24 horas del día, dando a entender que no hace falta modificar las cosas que se hacen sino la actitud con la que nos dedicamos a ellas.

Extraído del libro: “Falco Tarassaco, el Sueño, el Mensaje” escrito por Stambecco Pesco

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.