El arte siempre es sagrado

Jan 11, 19 El arte siempre es sagrado

ARTE Y CREATIVIDAD

 

 

¿Es posible crear arte que no sea sagrado? Para un artista damanhuriano, una pregunta como esta ¡es una auténtica provocación! En efecto, si le preguntáis si su arte es sagrado o no, con toda probabilidad hará una mueca y nos mirará inquisitivo: el arte es sagrado por definición.

Falco Tarassaco, el inspirador de Damanhur, decía:

“El arte es algo que trasciende al individuo, no es sólo un elemento individual, es un elemento que viene de fuera; como la chispa divina. Cuando se supera un umbral determinado en la experimentación, en el osar, en el lanzarse, en el crear un entorno adecuado, entonces, llega la chispa artística que no se apaga nunca más. La iluminación artística viene de fuera, es una bendición divina, es el toque de locura que sólo los dioses pueden dar, es ese elemento que va más allá, el principio creativo del valor añadido”.

El soplo divino está dentro de cada uno
Por lo tanto, el arte siempre es sagrado, porque permite expresarse a las mejores partes de nosotros mismos, porque es el fruto del encuentro entre el talento personal y una inspiración que viene de fuera de nosotros, porque la belleza y la armonía son dos vectores de la espiritualidad.

Es así como nacen las grandes pinturas murales en las casas damanhurianas, las estatuas, los espectáculos teatrales, los cantos y también otras obras más especiales como las  creaciones realizadas en los talleres artesanales, a caballo entre la funcionalidad y la expresión artística. El arte es sagrado porque en su expresión se entrelazan tantos elementos que se convierte en un acontecimiento complejo, que enriquece al que lo elabora y al que lo disfruta. El arte siempre es sagrado porque enaltece el aliento divino que está en cada uno.

La alegría del proceso creativo
A veces, sin embargo, es algo más. De vez en cuando, el arte se convierte en meditación, oración, expresión de conciencia que enriquece las obras con un valor añadido. Cada uno posee una energía vital propia para ofrecer a los demás y de esta oferta nace la alegría. Desde la alegría, se desarrolla la comprensión de que todos estamos constantemente implicados en un proceso creativo, que es un acto sagrado de conexión con lo divino y con la naturaleza: el artista, desde este punto de vista, es el médium de un grupo humano y no un individualista. Esta comprensión despierta la gratitud, el respeto, el equilibrio entre uno mismos y el todo.

Esto sucede cuando el arte se dirige no solamente a otros humanos sino a las Fuerzas del ecosistema espiritual que nos rodean.

Un ingrediente del rito
El arte “sagrado” propiamente dicho es, por ejemplo, el de los Templos de la Humanidad en dónde pinturas, suelos de mosaico y vidrieras preciosas celebran la parte divina del ser humano. También la ritualidad de los Solsticios y de los Equinoccios es un ejemplo de arte sagrado: la ritualidad damanhuriana, en efecto, es rica en ritmos, música, danza y canto. También en este caso, el arte no solo representa un elemento que aumenta la preciosidad del acontecimiento sino que es un ingrediente esencial del ritual, entendido como tiempo y espacio dedicado a la comunicación con lo sagrado, que favorece a los presentes con la apertura de sorprendentes canales de comprensión.

En este caso, el arte es una alegoría de la chispa divina presente dentro de cada individuo, es la demostración de la existencia de Dios en el universo y dentro de cada uno de nosotros.

Y cada uno de nosotros puede hacer más artístico, es decir más divino, cada uno de sus  días, preguntándose: ¿En qué momentos soy un artista, expresando mis talentos y conectándolos a la energía que nos rodea?

No es necesario, aunque es muy bonito, que todos sepamos pintar o cantar para sentirnos artistas: también podemos serlo mientras cocinamos, mientras limpiamos la casa, mientras cuidamos el huerto. Depende de la atención y de la inspiración que expresamos.

¿Y tú, en qué actividad de tu vida te sientes un artista? Compártelo con nosotros en los comentarios aquí debajo.

LEE EL LIBRO: UN PUEBLO DE ARTISTAS

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.