Llévame de la mano

Apr 09, 19 Llévame de la mano

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

El nacer mujer, lo sentí desde niña, fue para mí la cosa más bella con la que podría haber soñado vivir. Una extraña alquimia hecha de belleza, bondad, libertad, coraje y fuerza. Eso me alegró, pero no fue fácil. Crecer en Croacia en tiempos de guerra ha condicionado mi capacidad para expresar plenamente los aspectos más dulces y acogedores de la feminidad. Aunque, siendo istriana, no experimenté las fases más sangrientas y difíciles del conflicto, mi mundo, en aquellos años, era oscuro y hostil y era difícil sentirse segura. Era, básicamente, un mundo masculino de soldados: la primera iniciación a ser mujer la recibí de mi madre, ciertamente no del entorno que me rodeaba. De mi madre aprendí mucho, ella me dio no sólo la vida sino también la fuerza para enfrentarla. Aunque para mí, como para todas las mujeres, las transformaciones de mi cuerpo fueron eventos fuertes, no había espacio para considerarlas. Había otras prioridades y temas que ocupaban las mentes y los corazones.

Mi percepción de ser mujer cambió mucho a mi llegada a Damanhur. Nuevos conceptos y visiones han transformado profundamente mi manera de vivir siendo mujer, abriendo nuevos espacios de confianza dentro de mí. Comprendí que, a través de la conexión con la dimensión divina, puedo acceder a la experiencia de toda la feminidad, y transformar los efectos de mi pasado y su interpretación y finalmente tener la confirmación de que ser mujer es realmente un don, como lo sentía cuando era niña.
A través de la diosa Artemisa, diosa de las iniciaciones femeninas, quiero contar una parte de lo que he descubierto y de cómo estas percepciones han cambiado mi vida.

Tener acceso a todas las experiencias
“No consideres las divinidades sólo desde el punto de vista de la fe, las divinidades también pueden ser concebidas desde el punto de vista de la tecnología espiritual”, me dijeron al principio de mi viaje iniciático. ¡¿Perdón?!
Con el tiempo he comprendido esta visión damanhuriana: una deidad es también un contenedor de experiencias individuales y colectivas, por lo que puede ser utilizada como una red mundial de experiencias relacionadas con sus características, funciones y recuerdos.
A medida que me acerco a Artemisa, la diosa de este mes, siento que es la expresión más amplia imaginable de todas las características femeninas. Muchas diosas como Artemisa, en todos los pueblos del mundo, dirigen las diferentes iniciaciones de una mujer. ¿Qué pasaría si todas las experiencias de todas las mujeres se pudieran poner en un solo contenedor de energía?

Tómame de la mano y guíame
Por ejemplo, todas las niñas, al convertirse en mujeres, podrían acceder a este contenedor para tener consejos, ideas, sueños útiles para navegar donde su experiencia todavía no es suficiente. Artemisa, con un paso seguro y sabio, las toma de la mano y les da la fuerza para alcanzar un nuevo nivel de conciencia.
Como escribe Ibex en su artículo (link), Artemisa nos conmueve por la plenitud de los valores que representa, por la universalidad de la que es un símbolo. Si supiéramos cómo acceder a su contenedor cometeríamos muchos menos errores, o al menos podríamos cometer otros nuevos, y no repetir los que han cometido nuestras madres, abuelas…
¿Y qué mejor que desearle a nuestras hijas el poder transformarse en mujeres con vigor, determinación, inteligencia, belleza y energía que, cuando sea necesario, puedan utilizar para protegerse y hacer que sus vidas cuenten?

Soy rica porque tú estás aquí 
Artemisa es la diosa de la caza, de los animales salvajes: indica una psique que ha aprendido a manejar su parte salvaje y a domarla.
Artemisa es la diosa del tiro con arco, puede apuntar al blanco con precisión.
Es la diosa de los bosques porque ha aprendido a comunicarse con seres que no son ella misma, con plantas, espíritus de la naturaleza y animales.
Pero también es la diosa de los campos cultivados por los hombres; esta característica indica que ella sabe cómo propiciar la cultura, no sólo la naturaleza. Artemisa es, después de todo, gemela de Apolo y una parte de Dios también está dentro de ella.
Esta es toda la belleza que sentí cuando era niña siendo mujer. ¡Gracias Artemisa! Y cuando doy las gracias a Artemisa, quiero dar las gracias a todas las mujeres que ofrecieron sus vidas, sus experiencias, sus errores y sus logros, orientándolas hacia Artemisa, para que pueda ser una inspiración y una guía para todas las mujeres jóvenes del futuro.
Y para ti también, ya seas mujer o hombre. Artemisa puede inspirarte a la libertad y darte la fuerza para crearla.

 

Share[/Facebook]

pilar, articulo 2 news

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.