El impacto de Greta

Jun 04, 19 El impacto de Greta

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Comenzó como uno de los muchos fenómenos de protesta, de conciencia ambiental, luego, el fenómeno “Greta” se ha extendido por todo el mundo, como los huracanes que se forman en el medio de los océanos que son bautizados por meteorólogos con agradables nombres femeninos y después hacen daños incalculables. Greta ciertamente no hará ningún daño y eso es una buena noticia. La excelente noticia es que, por el contrario, su misión es dar visibilidad a cuestiones que deberían conducir a políticas que reduzcan el riesgo de huracanes y otros eventos catastróficos.

Todo el mundo sabe que Greta Thunberg es una adolescente sueca, que el año pasado, ante la repetida ola de incendios en su país, llamó a la “huelga escolar por el clima”, pronto imitada por muchos compañeros, pasaba el tiempo de clase delante del Parlamento sueco. El objetivo era respetar los acuerdos de París sobre las emisiones de anhídrido carbónico, siendo este último uno de los motivos más importantes del aumento medio de las temperaturas. Mientras tanto, Greta ha lanzado la iniciativa de los “Viernes para el Futuro”: manifestarse todos los viernes a favor del medio ambiente. Y jóvenes de todo el mundo se han adherido.

Jóvenes y adultos
El planeta ha redescubierto así los ideales medioambientales, nunca olvidados pero que a veces se convierten en un ejercicio rutinario, visto esta vez a través de los ojos de los “millennials”, los niños nacidos después del 2000: ojos que no han visto otro mundo que este, un mundo global multicultural, hiper-conectado y cercano al punto de no retorno.
Pero también hay otro dato interesantísimo: si la protesta de una chica sueca se convierte en un fenómeno internacional, significa que en el mundo existe tanto un gran deseo de mejorar el futuro y dar una nueva oportunidad al planeta y a todos nosotros, como ganas de ver a las nuevas generaciones tomar en sus manos el hilo de este futuro común. Los adultos quieren encontrar en los jóvenes sus referencias y no lo contrario. Es una manera de rejuvenecernos todos, manteniendo esa poca sabiduría que la edad debería darnos.

Incluso los chicos de Damanhur
Greta y su rostro simpático, con su corta edad, es un pasaporte para llegar a todos los corazones, es un testimonio perfecto para la campaña de los “viernes”, tanto que podría parecer un personaje creado artísticamente. Millones de sus coetáneos -y nosotros también- piensan que Greta es una persona real y que igual de ciertos son todos aquellos que, en círculos concéntricos que parten de Suecia, han sido activados.

También los niños de la escuela de Damanhur, en el día de los eventos coordinados en toda Europa, viernes 15 de marzo, participaron en la manifestación más cercana, en la ciudad llamada Puente Canavese. La visión ambiental como problema que involucra a todos y que se mide por el nivel de compromiso individual, es un tema muy presente en Damanhur, donde la dimensión comunitaria se considera, entre otras cosas, la mejor manera de respetar los recursos y reducir la contaminación. Por ejemplo, en Damanhur desde los años ochenta se hace una recogida diferenciada de los residuos, cuando ni se exigía por ley, ni existían estructuras públicas para mejorarla: pero era un elemento de coherencia al que no queríamos renunciar y, además, de este modo, hemos aprendido cuántos usos posteriores puede tener cada objeto, antes de convertirse en residuo.

Para llegar al corazón de la gente 
El problema, cuando se habla de naturaleza y medio ambiente, es que hay que llegar al corazón de las personas y a sus hábitos: todo el mundo tiene que ser consciente de que los tratados internacionales son importantes y que su eficacia también depende de cómo hagamos nuestras compras o usemos el coche. Y podemos pensar en el medio ambiente no sólo en términos de futuro, de salud, de un mundo mejor para nuestros hijos, sino también con sentimiento, con amor hacia esta parte de nosotros que es tan diferente pero a la que nuestra vida está tan ligada.

Greta nos enseña en primera persona el compromiso, la importancia de la participación personal a partir de los años en que somos más sensibles. Por eso, el viernes es importante salir a la calle y, de sábado a jueves, hay que recuperar una sana conciencia de nuestras responsabilidades.

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.