Una experiencia que no esperaba

Jun 26, 19 Una experiencia que no esperaba

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

Allocco Tagete, vive en Damanhur desde hace unos veinte años, nos habla de su meditación sobre la enfermedad y el Grial.

A veces olvidamos el valor de la vida y no le damos el sentido correcto. Aunque estemos ocupados en cosas bellas e importantes, y como en mi caso, vivo en Damanhur, te sientes como un ser espiritual, vives constantemente en contacto con una criatura extraordinaria como los Templos de la Humanidad, a los que en los últimos años he dedicado gran parte de mi tiempo, corres el riesgo de perder algo de visión.

Pensando en ello ahora, en cierto momento de mi vida me sentí bien, casi inmune a cualquier posible contratiempo, y olvidé que la vida está viva y vital, no acepta cristalizar en lo que tenemos. Y así recuperé la conciencia y el conocimiento, mi grial personal, cuando en algún momento, de repente, descubrí que estaba gravemente enfermo. Mi alma, me digo hoy, estaba aburrida, y mi cuerpo me lo dijo con gran fuerza.

De nuevo un chapuzón en el mar 
La experiencia de la enfermedad nunca es fácil para nadie. No estaba preparado, pensé que lo estaba, pero descubrí que no era verdad. O tal vez, considerando todas las cosas, lo estaba, pero siempre es malo, especialmente porque cuando me enteré de que no me sentía bien, me pareció inmediatamente claro que no tendría tiempo para probar terapias alternativas, tratamientos suaves, cambios en los hábitos, pero tuve que operarme de inmediato. No poder elegir me irritaba más.
Pasé por todo el proceso de tratamiento y después de unos meses he salido de la enfermedad. Después de un invierno y una primavera muy exigentes, en junio del año pasado por fin pude volver a sumergirme en el mar, y la sensación de agua fría en mi piel nunca había sido tan agradable y llena de gratitud por mi parte.

Un diálogo importante 
Todavía hoy tengo algo de pudor al hablar de ello porque, después del primer momento, en el que estaba muy, muy asustado y preocupado, tuve como pensamiento constante mantener la conciencia y la consciencia de quién era yo, de lo que quería, de la dignidad que quería mantener incluso en la incomodidad. El amor de mi pareja y el afecto de todos los amigos, damanhurianos y no, fueron fundamentales, pero al final fui yo mismo, solo, delante de mí mismo.

Aquí entra en juego lo que llamamos el Grial, es decir, esta energía primordial que puedes contactar mejor cuando estás enfermo. Gracias al diálogo con esta fuerza, me di cuenta de lo importante que es amar la vida, no sólo darla por sentada: amarla a través de las personas, a través de los sueños, a través del sol, de las nubes, incluso a través de las renuncias que la enfermedad me ha obligado a hacer.

La importancia de los pequeños gestos 
He aprendido no sólo a apreciar más todo lo que me rodea, sino también a estar más atento a las cosas que digo, a las expresiones que hago con mi rostro, a los comentarios, a los pequeños gestos, porque también depende de ellos que las personas que me rodean puedan estar bien o mal. Sobre todo, he aprendido que esto no me limita, sino que me da placer.

No puedo evitar preguntarme si la enfermedad volverá. Puede suceder, pero eso también es parte de la vida, y lo acepto.
No me malinterpreten: hubiera preferido aprender todas estas cosas de una manera diferente, más agradable y menos invasiva. Pero esta lección, sin embargo, vino a mí, la aprendí y siento que me ha dado mucho, mucho realmente.

 

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.