La magia es la casa de todos

Aug 28, 19 La magia es la casa de todos

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

No es necesario creer en la magia para contemplar su existencia, también porque la magia no significa hadas, hechizos y criaturas con poderes prodigiosos: la magia significa el encuentro entre todas las leyes que ordenan el universo, las que reconocemos a través de la ciencia y las que aún no consideramos. Es una idea simple y consciente de la cantidad de cosas que los hombres todavía necesitan entender, aunque ya puedan usarlas, al igual que un niño es capaz de montar  en bicicleta, pero ¿puede explicar por qué en capaz de mantener el equilibrio sobre dos ruedas mientras que al principio se caía siempre?

Magia es el nombre que usamos para definir fenómenos que no podemos explicar: cómo el optimismo puede ayudar a nuestras vidas, cómo un pensamiento bien dirigido puede hacer más probable un evento, cómo podemos leer el vuelo de los pájaros o la disposición de una baraja de cartas sobre una mesa, cómo es posible que haya una correspondencia entre las acciones diarias y eventos mucho más grandes y así sucesivamente.

“Magia” es una palabra un poco arcaica, un poco vieja, que con el paso del tiempo también ha sido cargada de significados que tienen poco o nada que ver con ella y que, a decir verdad, cada uno usa un poco a su manera. Así, para algunos trata de misterios ocultos, para otros indica las ceremonias rituales que los celtas, los mayas, los vikingos celebraban en la naturaleza y para otros indica una visión romántica y encantada de la realidad, en la que la magia es pura emoción.

Todo tiene valor
Todas las definiciones son correctas, porque la magia puede tener que ver con cada una de ellas: después de todo, incluso una palabra diaria como “comida”, y desafortunadamente no para todos es realmente diaria, puede tener miles de significados diferentes.
Volviendo a la magia, para los damanhurianos significa la unión de todas las leyes y la voluntad de tratar con cada una de ellas. Hay muchas maneras de hacerlo y todas se basan en una forma de pensar que considera el fenómeno de causa y efecto como una posibilidad y no sólo como la única manera en que funcionen las cosas.

Quien tiene una visión mágica de la realidad sabe que los acontecimientos pueden ser interpretados de muchas maneras diferentes y que, sobre todo, no hay ni casualidad ni detalles sin importancia: en el escenario de la vida todo tiene su valor y nadie es nunca el único espectador en observar de lo que sucede.

No un límite sino una fuerza
La magia, como la gravedad y el electromagnetismo, entretanto, funciona. Es el hogar de todos en el sentido de que todos están inmersos en él, incluso cuando no se piensa en estas cosas o creen que son viejas supersticiones. Naturalmente, puesto que una de las reglas en las que se basa el universo es la atracción entre pensamientos y energías similares, la magia se revela más a aquellos que están abiertos a ella, a aquellos que creen en ella. Pero este no es su límite, sino una afirmación de su fuerza.
En Damanhur la idea de la magia está en casa. Los ciudadanos de las comunidades proponen una visión de la vida ligada al potencial de cada uno, para ir en la dirección de su propio crecimiento, alegre y compartido con los demás.
Es una visión que involucra a los huéspedes que siempre están presentes en las comunidades y que a lo largo del tiempo ha hecho posible obras como los Templos de la Humanidad, el Bosque Sagrado, la federación de comunidades, que de otra manera una visión simplemente racional habría sido imposible de realizar.

Un mar en el que nadar
Pero todos pueden abrazar una visión mágica de la vida y aprender a relacionarse más positivamente con su propio tiempo. Por un lado, tratar de ser siempre activo, positivo, moverse hacia las cosas y hacia los demás, con confianza, y no huir de ellos. Por otro lado, profundizar en lo que a lo largo del tiempo investigadores y “magos” han escrito sobre este tema, hasta que entiendan que la magia no es algo lejano y diferente, sino un mar en el que todos estamos inmersos, en cada momento de la vida. Por lo tanto, aprender a nadar puede ser no sólo precioso sino también muy agradable.

Enlace al libro, ¡muy pronto en castellano!

 

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.