Sueños, vidas y memoria

Sep 18, 19 Sueños, vidas y memoria

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Los sueños son el entretejido de pensamientos y emociones más cercano a la fantasía y la imaginación, y es de estas energías que nacen a menudo las cosas más bellas. No por casualidad, decimos a menudo que Damanhur nació de nuestra capacidad para soñar y dar realismo al sueño. Entonces, porque representan una puerta entre la realidad concreta, cotidiana, consciente y la esfera de posibilidades infinitas, colocadas en dimensiones que no están lejos de nosotros pero que no son fácilmente accesibles.

El mundo de los sueños es muy precioso para nosotros: reordena las experiencias del día, elabora las que más nos han puesto al límite y, sobre todo, en sus niveles más profundos, nos lleva fuera de nosotros mismos, en contacto con estados de existencia en los que la vida continúa a través de otras formas. Estos son los niveles vinculados al sueño lúcido, investigado durante varias décadas por la neuropsiquiatría, así como por muchos psíquicos, y a los que se dedican algunos cursos de la Universidad de Damanhur.

¿Y el continuum?
Cuando aprendemos a soñar con conciencia, no sólo limitándonos a dejar hacer al sueño sino guiando conscientemente nuestra vida soñada, es como si estuviéramos duplicando nuestras habilidades -hacer cosas, descubrir el mundo, estar serenos- porque aumentamos el tiempo y la energía que podemos dedicarnos a nosotros mismos y a lo que amamos.

Una pregunta surge espontáneamente: ¿por qué no hay un continuo de conciencia entre la realidad cotidiana y la onírica? ¿Por qué no somos conscientes de esta continuidad, de este viaje en su totalidad, y no podemos dominar esta parte de nuestras vidas como dominamos la del otro, la del despertar?

Sería fácil responder que “dominamos nuestras vidas como personas despiertas” ¡es una afirmación un tanto optimista! Varias cosas lo demuestran: no somos conscientes de todas las percepciones sensoriales que nuestro cuerpo registra ni de todos los pensamientos que pasan por nuestro cerebro, que se anudan entre sí y luego perdemos después de un tiempo, durante el día estamos llenos de automatismos físicos y mentales que, cuando otros nos los indican, nos parecen improbables.

Hagamos una prueba: ¿serías capaz de describir exactamente tu posición física y distinguir todos los sonidos y olores que escuchas mientras lees esto? ¿Y cuál fue tu último pensamiento antes de empezar esta prueba? En resumen, con el concepto de dominio durante la vigilia, ¡tienes que ir despacio! Sin embargo, seguro que en la fase diurna de nuestra vida tenemos una mayor conciencia que durante la noche. Pero dentro de nosotros hay una fractura que hace mucho más difícil ser consciente del sueño.

Como en vidas pasadas
Con las vidas pasadas, cuando pensamos en ello, ocurre lo mismo. Si pudiéramos recordarlas con claridad, tendríamos toda una biblioteca de experiencias, conocimientos, sabiduría, que harían de nuestra vida actual, si no un paraíso, un reto más bello al que enfrentarnos, libre de ansiedad, porque, habiendo visto ya todo, tendríamos la certeza de que todo tiene un sentido, una solución. En cambio, nuestra memoria siempre se interrumpe al final de cada experiencia y a lo sumo guardamos dentro de nosotros sentimientos y pistas débiles, que se enriquecen con los cursos sobre la búsqueda de vidas pasadas.

Un camino por recorrer
La ausencia de continuidad entre la vigilia y el sueño, como entre una vida y la siguiente, es uno de los retos más exigentes -y más humorísticos- a los que está llamado el ser humano, una criatura muy rica, con infinitas posibilidades pero que…. ¡no recuerda! Una de las definiciones que Falco Tarassaco dio de sí mismo, cuando sus estudiantes espirituales lo llamaban “maestro” o “iluminado” fue esta: “Soy simplemente un hombre con memoria, un hombre que recuerda.

Así que, comencemos a caminar por este camino: ¿Puede describir exactamente su posición física y distinguir todos los sonidos y olores que siente mientras lee esto?

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.