Búsqueda del Grial

Oct 17, 19 Búsqueda del Grial

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

El Grial representa uno de los mitos más difundido en nuestra cultura, aunque no nos demos cuenta. Por ejemplo, pensemos sencillamente en el ámbito de los deportes –que hoy en día significa también enormes intereses mediáticos, financieros y a menudo políticos– y en las copas que representan el símbolo de cada victoria: desde la Copa de América en el mundo de la vela hasta la Copa Davis en el tenis, pasando por la Copa del Mundo que se concede a los vencedores del campeonato mundial de fútbol, son todas referencias indirectas al Grial, identificado durante siglos con una copa o un cáliz. Según la tradición de la Edad Media europea, que ha llegado hasta nosotros, el Grial es en realidad el contenedor que recoge el vino de la última cena de Jesús o, según otra versión, que recoge su sangre durante su agonía en la cruz.

La identificación simbólica entre el trofeo deportivo y la mítica copa queda también recalcada por el proceso que hay que afrontar para tomar posesión del mismo: el trofeo debe ser conquistado en el campo, en una competición leal con los adversarios al final de un camino en el que uno a uno se han ganado todos los desafíos.

Por lo tanto, se trata de un premio muy deseado y buscado. Es la metáfora perfecta de la aventura del caballero sin mancha y sin miedo, como lo enfatiza la saga de la Mesa Redonda, que dedicaba su vida a la búsqueda de la sagrada reliquia, superando un obstáculo tras otro impulsada por la fe y el coraje.

…y dejarse encontrar
La visión del Grial que da Falco Tarassaco conduce a un vuelco de una parte de este mito. El Grial, dice Falco, es una fuerza enorme que se mueve a través de los universos y que representa la forma más grande de poder con la que un ser evolucionado puede entrar en contacto. En nuestro planeta, en diversas épocas, se ha manifestado a través de diferentes formas y símbolos: el último ha sido la copa. Hoy, el símbolo que indica la cercanía de esta fuerza ha vuelto a cambiar y es la enfermedad, es decir, el de un estado del ser que nos lleva a bajar nuestras defensas y a reflexionar sobre el valor de la vida.

Esta lectura nos lleva a ver con una mirada completamente diferente la condición del enfermo y nuestra actitud hacia el malestar: la enfermedad es una condición que no debe ser eliminada, sino atravesada en su totalidad, para lograr una completa sanación, ya que esta última solo puede lograrse a través de una profunda reflexión sobre los significados espirituales de la vida.

(El Grial que una persona puede contener es el representante de la unidad, la unidad de la plenitud del individuo que, a través de una serie de conexiones fundamentales con las energías divinas y sutiles puede crear un laboratorio alquímico interno. Falco Tarassaco).

El sentido más extraordinario de esta visión es sin embargo otro: si en la metáfora de la copa el Grial es algo que hay que perseguir – desde el caballero de épocas pasadas hasta el deportista actual – en el de la enfermedad es el Grial el que viene a buscarte y a darte la oportunidad de entrar en contacto con él. El Grial, mejor dicho, no es un objetivo sino una oportunidad que la vida te ofrece.

Vivir es la gran empresa
La pureza, parece decir esta fuerza, no consiste en prepararse para grandes empresas y en expresar las propias excelencias en relación a objetivos extraordinarios, sino en hacer las mismas cosas con normalidad, en las situaciones con las que nos encontramos cada día, en el camino de la propia existencia. Ser héroes y caballeros cotidianos, porque la gran empresa es vivir la cotidianidad, no solo vivir la aventura.

¿Por qué, entonces, precisamente la enfermedad? ¿Y la salud es quizás una condena, una forma de distanciamiento de las reflexiones sobre la naturaleza del Grial?

Naturalmente, no es así. El hecho de que la enfermedad sea el medio por el cual entramos en contacto con el Grial significa que todos estamos enfermos y que todos tenemos un campo en el que ejercer nuestra capacidad de sanación: para algunos la enfermedad es evidente en el cuerpo físico, para otros en el comportamiento, para otros es una enfermedad espiritual, que nos impide encontrar verdaderos significados en nuestra existencia. Todos tenemos la oportunidad de ponernos en contacto con el Grial porque todos nosotros, de forma evidente o no, estamos enfermos y todos tenemos la tarea de comprender a través de qué parte de nosotros vamos en busca de él. En este sentido, hoy todos somos caballeros en busca de un premio a nuestro coraje.

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.