Como salvar el planeta

Oct 24, 19 Como salvar el planeta

CREAR SOSTENIBILIDAD

 

 

La Huelga Climática Global ha quedado atrás, la semana de manifestaciones públicas a favor del medio ambiente, que fue organizada en paralelo con la Cumbre Climática de la ONU. El acontecimiento más relevante de la Cumbre, si no políticamente seguro desde el punto de vista de los medios de comunicación, fue el discurso de Greta Thurnberg del 23 de septiembre 2019.

En todas las principales ciudades libres del mundo tuvieron lugar, cuatro días más tarde, manifestaciones pacíficas sobre los mismos temas.

No cabe duda de que Greta ha dado un nuevo color a una batalla por el medio ambiente, que durante décadas ha visto la opinión pública comprometida, con debates en los que han participado operadores, expertos, políticos y gente corriente. Greta llama la atención sobre las ideas ya conocidas pero, en virtud de su corta edad y de la capacidad de involucrar a sus compañeros, también ha relanzado desde un punto de vista emocional temas que parecían haber entrado un poco en la rutina.

Greta Thurnberg, speach United Nation climate summit 2019

Por eso usamos sus palabras para reflexionar. Greta dice, “El mundo está despertando y el cambio está llegando.” Preguntémonos qué significa y, sobre todo, si es verdad en nosotros. Tras las manifestaciones del viernes 27 de septiembre, muchos medios de comunicación han ironizado sobre el papel, la comida basura, las bebidas enlatadas, es decir, sobre el impacto medioambiental de las manifestaciones para salvar el medio ambiente. Está bien, pero quizás, en lugar de quejarse porque los jóvenes sólo pueden repetir eslóganes, los adultos deberían indicar cómo convertir los eslóganes en acciones concretas. De lo contrario, ¿cuál es la diferencia entre jóvenes y adultos?

Para no sentirse mal
Es imposible hacer algo sin contaminar. Cada vez que encendemos un fuego producimos CO2. No sólo los sistemas que funcionan con petróleo, sino también las estufas que heredamos de nuestros abuelos contaminan! Por eso no dejamos de calentarnos y preferimos la madera al gasóleo: lo importante es hacerlo con medida.

Desgraciadamente, el progreso tecnológico y el bienestar han producido algunos hábitos a los que es difícil renunciar, no tanto porque seamos perezosos -como se suele decir- sino porque nos sentimos tontos y un poco mal solo de pensamiento. Por ejemplo: ¿qué puede ser más hermoso que viajar por el planeta, conocer lugares lejanos y panoramas? Es hermoso, democrático, abre la mente, hace que la gente se sienta como ciudadanos del mundo. Sin embargo, el transporte aéreo es una de las principales fuentes de contaminación personal que un ser humano puede producir, y debería reducirse drásticamente.

¿Estamos dispuestos a limitar nuestros movimientos por razones medioambientales? ¿Estamos dispuestos, incluso si económicamente pudiéramos permitirnos cualquier viaje (y vemos a otros a nuestro alrededor que siguen haciéndolo), a establecer una cuota de kilómetros anuales ecológicamente sostenible, sin sentirnos mal si hacemos una elección ética de este tipo?

Podría haber mil ejemplos: antes de que Trump, Xi Jinping y los otros presidentes tomen medidas serias sobre las emisiones, podríamos cambiar la forma en que nos relacionamos con el rendimiento del ordenador, la fruta exótica sobre la mesa, la necesidad de aparatos de todo tipo. Sin llegar a ser, y sobre todo sin sentir, fundamentalistas fuera de tiempo.

Mis valores 
Puede parecer absurdo, pero lo es: la idea de salvar el planeta no calienta el corazón de nadie. Respetar la naturaleza porque así nuestra vida será mejor, no parece ser suficiente para convencer a la gente. Tenemos que encontrar valores nuevos y más convincentes. Falco Tarassaco hablaba de la naturaleza como el ambiente espiritual más favorable para el crecimiento del ser humano, porque la naturaleza está poblada de muchas inteligencias y a través del contacto con ellas nos pueden dar ideas, serenidad y dirección para nuestras vidas.

Necesitamos dar espacio a esta parte de nosotros mismos y desarrollar un sentido de encuentro con las fuerzas naturales, empezando por cuando estamos en nuestra casa en la ciudad o en nuestro coche: en ese caso, la naturaleza somos nosotros y también con el uso de la tecnología usaremos la atención para reducir al mínimo el impacto.

Preguntémonos por qué queremos salvar el planeta, cuál es el motivo, bajo qué valores.  Sólo entonces encontraremos las ideas y la coherencia para hacer nuestra parte. Y, adultos o jóvenes, tendremos éxito.

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.