Elegir el camino… correcto

Nov 27, 19 Elegir el camino… correcto

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Cuando decimos “salvar el alma”, en lo que sea que creamos, queremos decir: dar sentido a nuestra vida, hacer de ella un camino en el que cada día seamos un poco más pacientes, generosos, curiosos que el día anterior y podamos reconocer los profundos significados de los acontecimientos que nos rodean.

¿Qué salvará tu alma? ¿Será meditación? ¿Serán los cristales? ¿Será la comprensión de sus vidas pasadas? ¿Alcanzarás la meta de la conciencia a través de un maestro iluminado, una forma de yoga?

Quienquiera que busque respuestas profundas a las preguntas de la vida, – ¿quiénes somos, de dónde venimos, cómo es que una mujer como Melania esté con Trump?– se encuentra en su camino con muchas propuestas de ayuda. El mundo está habitado por sabios que han fundado escuelas de pensamiento y que sugieren caminos individuales o experiencias de crecimiento colectivo. Hay muchas religiones, basadas en suposiciones dogmáticas y otros tantos caminos de espiritualidad libre, basados en la experiencia diaria

Hay escuelas esotéricas y místicas; incluso las experiencias de especulación filosófica, si se llevan a cabo de manera coherente, pueden ser un vehículo para las conquistas espirituales.

Existen innumerables formas de yoga, pranayama, armonización, gimnasia mística que pueden educar nuestro cuerpo y nuestros sentidos para entrar en la dimensión de la energía pura y la percepción del absoluto.

Una manera correcta para todos
También hay herramientas que pueden ayudarnos en nuestro viaje de exploración, cuando nos volvemos por un lado para aumentar la calidad de nuestras vidas, por otro lado expandir los límites de nuestra experiencia: cristales, pentáculos y amuletos, mandalas, alfombras de oración, pulseras reequilibradoras, y los que se atreven con los chakras y muchos más.

Todas estas enseñanzas, experiencias, prácticas, objetos, cuando nacen de intuiciones auténticas, son verdaderas y preciosas. En la práctica espiritual, no hay mejores caminos o caminos que no lleven a ninguna parte. Nosotros, por supuesto, amamos más que nadie las enseñanzas de Falco Tarassaco y cuánto ha surgido de sus provocaciones espirituales, como la armonización interior, el curso de la Meditación, las comunidades –la lista sería larga–, pero más allá de lo que experimentamos cada día sabemos que para cada uno hay una búsqueda adecuada, una intuición apropiada, una enseñanza adecuada y una voz interior más suave. El camino hacia la realización del Ser está abierto a todos y cada herramienta que encuentres en el camino puede ser de gran ayuda.

El Más Allá y el Aquí y Ahora
Entonces, volviendo a la pregunta inicial: “¿Qué salvará tu alma?” , la respuesta es: ningún maestro iluminado lo hará, ninguna meditación, ningún objeto cargado de poder y energía. Eres tú y solo tú.

En otras palabras, un camino en el que la conciencia se refina y nos hace mejores: tal vez nos iluminemos, tal vez no lo hagamos a tiempo pero, en cualquier caso, cuando las puertas del más allá se abran de par en par ante nosotros, seremos más ricos en experiencia y más sensibles hacia los demás que cuando se abran de par en par las puertas del Aquí y Ahora.

Sólo podremos alcanzar ese objetivo si así lo deseamos y si decidimos comprometer nuestras vidas en esa dirección. Los maestros espirituales dicen cosas bellas pero si no elegimos, con nuestro libre albedrío, hacer de ella nuestra disciplina de vida, quedarán expresiones artísticas, estéticamente valiosas pero no tan útiles. Poderosas y extraordinarias energías descansan dentro de los claros cristales que se han formado en el vientre de la tierra; para atraerlos, debemos decidirnos a desarrollar una disciplina y un comportamiento que nos permita hacerlo, de lo contrario sólo serán hermosos amuletos de la buena suerte.

Tener todos los libros que cuentan las hazañas de todos los avatares, practicar disciplinas refinadas y poseer los amuletos más antiguos no es suficiente: se necesita la chispa que proviene de nuestra elección personal. Somos nosotros los que decidimos lo que queremos lograr; es en ese momento cuando las enseñanzas, la energía y la experiencia que vienen de fuera de nosotros pueden ayudarnos mucho.

Falco dijo que son nuestras elecciones las que nos dan nobleza, más que nuestros hábitos: Damanhur lo hizo de esa manera, un día cada vez, porque queríamos hacerlo y no simplemente porque pensábamos que crearía nuestra fortuna.

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.