Soñar divinamente

Jan 07, 20 Soñar divinamente

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Uno pensaría que a Dios y a los Dioses les gustan mucho los sueños ya que los textos sagrados de las diferentes tradiciones así lo demuestran.

En la Biblia, por ejemplo, está escrito que el profeta Daniel tuvo un sueño que luego describió como el poder de Babilonia, que vio simbolizado en muchas bestias que representaban las dinastías que sucedieron en la ciudad. Un ángel, mensajero divino, en el sueño le explicó los símbolos, como el carnero que representaba a los reyes medas y persas, y el macho cabrío que representaba a los soberanos griegos.

En otro sueño José el carpintero, padre putativo de Jesús, fue advertido por el propio Creador de la matanza de hijos primogénitos que el Rey Herodes había ordenado y de la urgencia de huir a Egipto con su esposa e hijo. Más tarde, siempre en un sueño, Dios le dijo que era posible volver. El pequeño Jesús, por lo tanto, debe su vida a un sueño.

El mundo del Islam también presenta elementos estrechamente vinculados a la esfera onírica. El profeta Mahoma recibió en su sueño el anuncio del arcángel Gabriel de que él era el elegido para escribir el Corán. Este mensaje, que estaba escrito en una tela, fue muy claro para que lo leyera, a pesar de que había sido analfabeto hasta entonces, y la secuela de su gran obra también inspiró a Mahoma a través del sueño.

La correlación entre el mundo al que accedemos por la noche y el mundo divino es evidentemente muy grande y todas las tradiciones –nos hemos limitado a mencionar dos de ellas– reconocen la dimensión onírica como un gran valor. A decir verdad, la tradición cristiana intentó, a principios de la Edad Media, reducir mucho la importancia del sueño: San Jerónimo, Doctor de la Iglesia y primer traductor integral de la Biblia al latín, interpretó los pasajes ligados al sueño como episodios ligados al diablo y así el sueño se convirtió en una experiencia traicionera, peligrosa, por lo menos de poca relevancia. Pero si pensamos en cómo las apariciones milagrosas y los sueños se mezclan también en la tradición cristiana de los últimos siglos, deducimos que las opiniones de este Santo no se han arraigado tanto en la imaginación popular.

Un territorio muy rico 
Para todos los que no somos ni santos ni profetas y que buscamos en la vida cotidiana signos que nos ayuden a descifrar las claves de la vida y la felicidad, el sueño es un territorio rico en ideas. Falco Tarassaco, fundador de Damanhur, invitó a todos a prestar atención a sus sueños, a anotarlos en un cuaderno, a releerlos de vez en cuando, con la convicción de que a través de la actividad onírica a veces recibimos mensajes, inspiraciones, intuiciones de una esfera más elevada que aquella en la que pasamos nuestro tiempo de vigilia.

Los sueños son en parte un reflejo de lo que vivimos durante el día y se necesitan algunas horas de sueño para que las experiencias del día se procesen: en este caso, el sueño equivale a un barco maniobrando dentro de las aguas del puerto, para equilibrar las velas y saborear el viento. Después de un cierto tiempo, con la entrada en la fase “REM”, el sueño se hace profundo y entonces nos encontramos ya no poniendo orden en las cosas del día sino entrando en una nueva dimensión, desconectada de la que experimentamos cuando estamos despiertos. Y como barco que se hace a la mar y se enfrenta al mar abierto, entramos en contacto con un plano de realidad en el que interactuamos con energías, inteligencias, mensajes que vienen de “otros lugares”.

¿Qué has soñado? 
Por supuesto, dice Falco, hay que saber hacerlo bien, de forma que ha creado cursos específicos para aprender a moverse en el universo de los sueños. Si lo piensas, tal vez puedas recordar algún sueño en particular que te haya inspirado, sueños que te dejaban particularmente alegre por la mañana, con una conciencia que nunca antes habías experimentado, que te sugerían cómo actuar ante los problemas que te planteabas.

Piénsalo: ¿cuándo a través del sueño, hablaste con Dios? Y si no era él, ¿con quién hablaste?

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.