¿Los pecados existen?

Feb 18, 20 ¿Los pecados existen?

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

 

A menudo las enseñanzas más profundas –que son también las más simples, ya que el instinto de crecimiento, en el ser humano, es natural –se esconden detrás de las fórmulas complicadas y algo absurdas de las grandes religiones. Casi parecería que sus sacerdotes querían mezclar las cosas, creyendo que así era más fácil guiar a la gente. Por eso Damanhur no quiere ser una religión: porque no quiere guiar a la gente, quiere inspirar.

Un ejemplo de esta confusión, quizás el más obvio, viene de lo que el cristianismo clásico considera pecados, esos errores que impedirían a los hombres, después de la muerte, tener acceso a la gracia de Dios. Los pecados serían de siete géneros diferentes: orgullo, avaricia, lujuria, envidia, gula, ira y pereza.

En realidad, representan oportunidades de crecimiento, si consideramos que representan en realidad las humanísimas tendencias a aprender a dominar y no las terribles tentaciones de algún señor del mal.

La escalera para subir
Para ser más claro: la Avaricia no es sólo ser codicioso, significa pensar que lo que eres depende de lo que tienes; es cuando piensas “no soy nada, pero si tengo algo, valgo algo”. Pero si lo hacemos objeto de meditación, lo superamos porque nos damos cuenta de que tiene valor también por otras razones, por ejemplo por nuestra naturaleza divina.

La envidia no es solo envidiar, pero es cada vez que piensas “Si no miro a los demás no sé qué decir y qué hacer”. Pero cuando aprendemos a sentirnos uno con los demás, con un grupo de personas, podemos abrirnos a una nueva dimensión.

La pereza es cada vez que pensamos, “No hay nada en mí por lo que valga la pena esforzarse”, pero cuando nos damos cuenta de que hay algo dentro de nosotros que es más grande que cualquier valor que habíamos imaginado antes, podemos descubrir nuevas riquezas interiores.

Ira es cuando ya no nos preocupamos por los demás, tanto que no nos preguntamos cómo nos comunicamos con ellos. Analizándola hasta que la superemos, entramos en el reino del Amor.

Gula es cuando se piensa que todo lo que importa está fuera de nosotros y debe ser consumido rápidamente y en cantidad. Pero cuando descubrimos, saboreando realmente lo que cosumimos, que la percepción sensorial puede convertirse en una forma de meditación, nos damos cuenta de repente de que el mundo en el que vivimos todavía tiene muchos secretos que revelarnos.

La lujuria es el deseo de desear más que nada otro cuerpo del que complacerse, y cuando aprendemos que el otro cuerpo representa a otra persona, entramos en la capacidad de comunicarnos, por lo tanto de no estar solos.

La soberbia es cuando piensas que ya lo sabes todo, y que tienes la oportunidad de hacer un juicio sobre todo y cada persona: pero cuando sabemos cómo transformar esta lógica, incluso por un momento, descubrimos con alegría que el universo es diferente y sorprendente!

Si lo entiendo, no me limita
Estos “pecados”, que en una visión religiosa ofenden a Dios, en realidad son los que muestran los límites humanos y por lo tanto, en un camino de conciencia, nos ofrecen la clave para comenzar un trabajo de refinamiento. De hecho, cuando una persona entiende lo que es la Avaricia en él, ¡ya no puede ser avara!

La Sala de Metales, en los Templos de la Humanidad, está dedicada al camino de transformación del individuo en las diferentes fases de la vida. En el suelo, se reproducen cinco figuras en mosaico que representan lo que para Falco Tarassaco son nuestros límites más evidentes, que encierran y provocan todos los demás: Egoísmo, Pesimismo, Falsedad, Inconsciencia, Pasividad. Están representados en el suelo porque darse cuenta de su presencia es el primer paso para superarlos.

Así que, piensa por un momento en ti mismo y pregúntate cuál de estos cinco es el más presente en tu vida. Lo que tienes que hacer, en este punto, ya sabes: sonreírte a ti mismo, arremangarte y…

Buen crecimiento.

Déjate llevar por las imágenes de la Sala de los Metales

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.