Pachamama, la diosa presente en el corazón de todos

Feb 26, 20 Pachamama, la diosa presente en el corazón de todos

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

Cuando, en octubre del año pasado, el Papa Francisco participó en el sínodo por el Amazonas, mucha de la simbología utilizada durante la ceremonia de apertura creó incomodidad entre los prelados del Vaticano y sorpresa por parte de muchos otros observadores. Incluso hoy en día que América del Sur está casi completamente cristianizada, la Pachamama es una presencia fuerte en los corazones de la gente. Es más, en cierto modo su popularidad es mucho mayor hoy que en el pasado, dado que hoy en día la Diosa Madre les pertenece a todos y se ha extendido por todo el mundo como un símbolo de amor a la Tierra. Por esta razón, la mayoría de los símbolos que portaban los sacerdotes y fieles sudamericanos, tenían que ver con su figura.

Algunos observadores, al ignorar la historia del culto a la Pachamama han hablado de idolatría y de paganismo infiltrados en los austeros muros de los jardines del Vaticano a través de los obispos y fieles sudamericanos reunidos en Roma para encontrarse con su pastor… Y el propio Papa como “obispo de Roma” pidió disculpas a los ofendidos por el hecho de que las estatuas fueran retiradas y arrojadas al Tíber.

Pachamama –o Pacha Mama– significa “madre del espacio y tiempo”, y se identifica con la Madre Tierra. Es una diosa generosa que preside la fertilidad y la agricultura, es la madre que da la vida y nutre y conforta a sus hijos. Es buena y amorosa, pero requiere respeto y puede enojarse si sus hijos olvidan honrarla. Entonces se vuelve verdaderamente temible y se manifiesta a través de inundaciones y terremotos.

El culto a la Pachamama alcanzó su apogeo en la época de la civilización incaica, que adquirió una fisonomía precisa en el siglo XII, pero que había comenzado unos siglos antes, cuando el pueblo quechua había empezado a asentarse en los altiplanos andinos.

La espiritualidad de la Pachamama nos enseña que todo es sagrado: la tierra, sus ritmos, los seres vivientes.

La Pachamama representa el principio femenino, profundamente ligado a la vitalidad de la Madre Tierra, contrapuesta a la figura solar del Inti, que era venerado por las clases más ricas, los nobles y los guerreros, mientras que Pachamama era la diosa protectora de los que vivían de la tierra, los animales y los dones del bosque, en estrecho contacto con la naturaleza y sus energías. Sus sacerdotes eran en su mayoría hombres, pero bajo su protección todos los devotos – los niños, los ancianos, los enfermos – eran objeto de una atención maternal.
La fuerza de la Pachamama, la que habla a los ricos y a los pobres, a los ciudadanos del mundo y a los pueblos que conocen únicamente su territorio, es la de la simplicidad unida al poder. Y ambos son extraordinarios, considerados un regalo del universo al planeta. Alinearnos con la frecuencia de la Pachamama nos pone en sintonía con la energía pura de la vida, el prana, y hace brillar el código vital de todos los seres humanos reconectándonos con la fuerza de la existencia.

Escuchar su voz no es difícil. Los lugares donde resuena más fuerte son aquellos donde la naturaleza se encuentra con el trabajo de los humanos: campos arados, bosques bien cuidados, granjas donde se respeta el bienestar de los animales. Reconocerla es fácil: es una voz fuerte y alegre, que invita a disfrutar de la vida y de sus manifestaciones porque es la mejor manera para honrar su valor.

La Pachamama nos enseña que no se honra a la Madre Tierra simplemente evitando dañarla –¡lo cual ya sería importante!– sino viviendo su encanto, conociéndola, haciéndola nuestro hogar y la fuente de nuestra felicidad.
Y como la Pachamama está en todas partes, podemos oír su voz, su respiración, su paso rítmico en el terreno, incluso cuando estamos encerrados en nuestra casa en la ciudad, y cerramos los ojos y respiramos conscientemente y la llamamos con palabras de gratitud por lo que nos da cada día. La Pachamama también es parte de ti y tú eres parte de ella: el calor de su presencia es un regalo del universo para todos nosotros.

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.