Los Templos de la Humanidad y Beethoven

Mar 26, 20 Los Templos de la Humanidad y Beethoven

VISIÓN ESPIRITUAL

 

 

La mayor parte de lo que podemos escuchar y leer ahora es sobre la pandemia. Ciertamente es muy importante mantenerse informado, y también sabemos cómo las historias inspiradoras nos ayudan a sentirnos bien y a apoyar un sistema inmunológico saludable.
Por lo tanto, nos comprometemos a compartir el contenido que nos inspira, para que cuando finalmente podamos caminar libremente bajo el sol, tengamos nuevas ideas y tal vez una nueva visión del mundo.
Aquí hay una historia reciente que habla de la conexión entre Beethoven y los Templos de la Humanidad. ¿Interesado en descubrirlo? Sigue leyendo… 🙂

El pasado 11 de diciembre presentamos el nuevo libro fotográfico sobre los Templos de la Humanidad, un evento que también retransmitimos en directo. Para la ocasión tuvimos el placer de tener entre nuestros invitados a varios periodistas, artistas y amigos, entre otros también a Patrick Djivas. Patrick es un músico y compositor, uno de los fundadores de la legendaria banda Area y desde 1974 bajista de PFM. La “Premiata Forneria Marconi” es una banda de rock progresivo que desde hace más de 45 años es amada y seguida por miles de fans, tanto en Italia como a nivel internacional. Patrick es amigo de Damanhur desde hace años, en 2016 propuso a la damanhuriana Esperide que escribiera con él las letras en inglés de su álbum “Emotional Tattoos”, publicado en octubre de 2017. Esperide era libre de elegir los temas de las distintas piezas, y en muchas de ellas resuenan claramente los temas de la filosofía damanhuriana. En un próximo post publicaremos algunos de estos textos.

La intervención de Patrick durante la presentación del libro sobre los Templos fue interesante y muy emocionante, especialmente cuando comparó los Templos con la Novena Sinfonía de Beethoven. Aquí hay un extracto del discurso de Patrick, que comenzó respondiendo a una pregunta sobre la creatividad.

“La creatividad viene por sí sola. Es importante entender cuándo llega porque dura muy poco tiempo. Podemos decir que, para realizar cada acto artístico, la creatividad representa el centro y el 99% es el sudor del artista: la creatividad llega, desarrollarla significa aplicar mucha determinación.

Los Templos de la Humanidad son la representación de esta relación entre creatividad y determinación.

Soy un músico y tengo el hábito de combinar todo con la música. Las grandes obras del mundo siempre tienen algo en común con la música y así es para los Templos de la Humanidad, un lugar único que no tiene igual en el mundo.
Las grandes obras del mundo siempre tienen algo en común, aunque se diga: “pero este lugar no tiene nada en común con nada”, este lugar es único en el mundo, no hay lugar como los Templos de la Humanidad!” Sin embargo, hay una obra musical que tiene muchas, muchas cosas en común con este lugar: es la Novena Sinfonía de Beethoven.

En primer lugar, la Novena de Beethoven es considerada una sinfonía “inejecutable”. Tanto es así que sólo hay un par de orquestas en el mundo que pueden tocarla correctamente. Y lo primero que te dices a ti mismo cuando ves los Templos de la Humanidad es, “Esto es imposible de hacer. ¿Cómo lo hicieron?” Eso es lo primero que me viene a la mente.

Y luego te dices: “¿Qué hace falta en la cabeza de un hombre –en este caso, Falco Tarassaco, el inspirador de los Templos– para convencer a otros de hacer algo así?. Creo que debe tener las mismas cosas, la misma creatividad y la misma determinación que se necesitó en la cabeza y el corazón de Beethoven para convencer a otros músicos de que tocaran lo que él tenía en mente…”

Cuando escuches la Novena Sinfonía, cierra los ojos y déjate guiar en un maravilloso y completo crescendo. En los Templos de la Humanidad, para pasar de una habitación a otra hay que inclinarse, inclinarse con humildad. Tienes que agacharte, atravesar estos túneles, y luego llegas y te levantas, miras y hay esta música maravillosa que te llega, este esplendor que ocupa todo tu cerebro.

 

Si hay una música en particular que representa perfectamente este lugar es el Himno de la Alegría, quizás la pieza más famosa de la Novena Sinfonía. Beethoven lo escribió cuando era un niño, lo tuvo en su cabeza toda su vida y sabía que un día u otro se manifestaría. Y esta es la música perfecta para los Templos: este lugar es el lugar que siempre ha existido en los corazones de todos nosotros, en las cabezas de todos nosotros, pero nunca salió.

Y hoy tenemos la suerte de poder ver, visitar, contemplar esta maravilla. Y sobre todo, a través de los libros que hablan de ello, también tenemos la oportunidad de leer la partitura.
Estoy feliz de estar aquí hoy y estoy tan agradecido como cuando escucho la Novena de Beethoven.

DESCUBRE LOS TEMPLOS DE LA HUMANIDAD

Nota: La Oda a la Alegría (An die Freude) es una oda compuesta por el poeta y dramaturgo alemán Friedrich Schiller en 1785. Es conocida en todo el mundo por haber sido usada por Ludwig van Beethoven como la letra de la parte coral del cuarto y último movimiento de su Novena Sinfonía, seleccionando algunas piezas y escribiendo una introducción propia. El final del coro es una representación musical de la hermandad universal. La melodía de Beethoven –sin las palabras de Schiller– fue adoptada en 1972 como el Himno de Europa por el Consejo de Europa y más tarde como el Himno de la Unión Europea.

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.