El embarazo en Damanhur y el mundo vegetal

Jun 24, 21 El embarazo en Damanhur y el mundo vegetal

VIVIR EN COMUNIDAD

 

 

 

 

 

 

Creo que me quedé embarazada el día del Equinoccio de Otoño de 2020, así que la fecha prevista para el nacimiento de nuestro bebé es alrededor del solsticio de verano de 2021. Estar embarazada es un regalo indescriptible, como mucha gente sabe, y para mí es aún más precioso por poder experimentarlo en la comunidad de Damanhur. Soy ciudadana de la comunidad desde hace nueve años. Soy de origen holandés y conocí a mi compañero aquí en la comunidad, él es italiano de nacimiento. Compartimos el camino espiritual y hemos vivido esta experiencia según nuestra filosofía.

Una decisión que implica a la comunidad
En Damanhur no vemos nuestro camino como algo individual o separado de los demás, y esto también es válido para la vida de pareja. Claro que tenemos nuestro propio camino privado, pero también buscamos poner nuestra relación al servicio de la comunidad y exploramos aquello que nuestra alquimia puede aportar a los demás. Al igual que las personas ponen sus talentos al servicio de los demás, nosotros también lo hacemos como pareja. Un primer paso en una relación que va en esa dirección es el del matrimonio civil damanhuriano.

El matrimonio damanhuriano siempre se acuerda por un periodo de tiempo limitado, tras el cual ambos miembros de la pareja evalúan y eligen si renuevan sus votos, cada uno escribe sus intenciones para el matrimonio. Uno de los deseos que teníamos era poder acoger a una nueva alma como nuestro hijo/hija. La elección de un hijo comienza con una elección individual y de dos personas, pero en nuestra filosofía, también nos relacionamos con la familia ampliada de personas con las que vivimos. Formamos parte de una familia, un núcleo, de 8 personas en total con las que hablamos de nuestro deseo desde hace un año. Los núcleos, o familias, son el fundamento de nuestra comunidad. Por ello, es un valor compartir con nuestras familias las decisiones importantes que tomamos para nuestra vida.

Es un proceso muy valioso en el que todos pueden beneficiarse desde el punto de vista de los demás. Una elección hecha después de hablarlo en tu núcleo, lo que diría que tiene un mayor valor. Es más densa, incluye lógicas diferentes a la tuya, se trae luz sobre posibles sombras que eran parte de las consideraciones que tenías antes. La elección alcanza un nuevo nivel de lo justo, de integralidad..

Cuando hablamos de un evento importante en la vida como tener un hijo, comparamos, por ejemplo, la calidad de la pareja, las maneras en que imaginamos poder educar al niño juntos, aspectos prácticos como crear el espacio para un nuevo miembro de la familia, etc. También involucramos a otros órganos de la comunidad, como el médico, el departamento de educación para reunir la mayor profundidad posible, con el objetivo de preparar un espacio para un niño que creemos que tiene la densidad, la nobleza de un alma que elige comenzar una nueva encarnación.

El embarazo en Damanhur afecta a todos los aspectos de la comunidad. Ya he hablado del aspecto social, pero en paralelo hay un aspecto ritual, mágico, también hay sistemas de apoyo económico para los futuros padres, y tal vez ya sabes que en Damanhur hay una amplia gama de sanadores espirituales, incluyendo los que ofrecen apoyo durante el embarazo. Muchas de las áreas de la investigación espiritual también afectan al embarazo, tales como: trabajar con los sentidos interiores y el desarrollo de los órganos sutiles, trabajar con los sueños, la investigación de vidas pasadas, la alquimia de las fuerzas vitales, la alquimia en las parejas, la curación a través del sonido, la comunicación con el mundo vegetal y los espíritus de la naturaleza… ¡y hay mucho más! Realmente no basta un solo artículo para dar a conocer la riqueza de este camino en Damanhur.

Prepararse para el parto en Damanhur
Incluso para las mujeres damanhurianas embarazadas no es posible beneficiarse de todo lo que Damanhur tiene que ofrecer en este camino, y todas elegimos aquello con lo que nos sentimos más atraídas y lo que de manera sincrónica viene a nuestro encuentro. Hay algunas prácticas que todas seguimos y en esto estamos apoyadas por comadronas damanhurianas especializadas en el proceso de crear un camino para el parto y el embarazo conscientes. La conexión con el mundo vegetal es una parte importante. Lo que personalmente amo más de este recorrido es el “Canto del Alma”, que une dos de mis pasiones más grandes: Música y Comunicación con la Naturaleza. 

‘Canción del alma’ y la importancia de los árboles
Desde hace varios años los damanhurianos que eligen convertirse en padres incluyen esta práctica de crear un “Canto del Alma”, que se inspira en las tradiciones de otros pueblos que viven en fuerte simbiosis con la naturaleza. Preferiblemente antes de la concepción, una mujer que desea un niño, elige un árbol del que se sienta atraída, o con el que ha cultivado una relación, para canalizar una melodía que ayude a conectarse con un alma que desea encarnarse como su hijo/a. Como se sabe en muchas tradiciones, los árboles son puentes hacia otras dimensiones, otros mundos. Los sanadores naturales como los chamanes, por ejemplo, se conectan a los árboles para contactar con el alma de las plantas, animales, entidades o ancestros. Las raíces de los árboles viven en la dimensión de lo que llaman,  el “mundo de abajo”, mientras que las ramas es el “mundo de arriba”.

Los damanhurianos también cultivan una relación especial con los árboles. Cada uno tiene un “árbol personal” con el que puede compartir sus experiencias de vida y con el que crear un vínculo que, pensamos, va más allá de esta vida o encarnación. Los niños que nacen en Damanhur, comienzan su vida también teniendo relación con un árbol, para el cual los nuevos padres siguen estas indicaciones de Falco, el fundador espiritual de Damanhur.

Al nacer un niño es una buena tradición plantar un árbol; pueden crecer juntos como compañeros de juego y ayudarse unos a otro. Ambos van a desarrollar una relación muy especial y directa, sintonizándose juntos. Pueden enfermar o tener una crisis al mismo tiempo, pero se ayudarán entre sí.

Del libroAprender a morir(1978)

En el momento en que conocí a mi compañero fui a un árbol especial en nuestra comunidad, Diamantel, para canalizar el “Canto del Alma” por el niño que deseábamos. Diamantel es el árbol madre del Bosque Sagrado de Damanhur. Le enseñé esta melodía a mi compañero y él empezó a componer una canción de piano. Ambos somos músicos, así que trabajamos juntos en la canción y la cantamos en el momento en que estábamos intentando concebir un bebé. Hermosos momentos preciosos en los que hemos buscado el contacto de manera intuitiva y creativa, invitando al Alma a acercarse a nosotros. Después de quedar embarazada escribimos una oración, celebrando el evento del embarazo, conectándonos a la alegría, al amor y a la salud. Tocamos y bailamos esta canción a menudo. Las palabras están en Lengua Sagrada, que es un lenguaje arquetípico damanhuriano que utilizamos en los contextos rituales y en el arte, que puede ser hablado, cantado y escrito. Existe también una Danza Sagrada que expresa este lenguaje. La canción de cada niño se canta con las personas de la comunidad después del nacimiento y será una canción para hablar y cantar al alma como inspiración durante su vida.

Como dije, además de la música, otra gran pasión para mí es la comunicación con la Naturaleza y en varias ocasiones he notado que las Plantas y Espíritus de la Naturaleza son conscientes (¡obviamente!) de la vida que crece dentro de mí y parece haber una afinidad especial con esta nueva vida ya que su esencia es así de pura. La pureza es un elemento importante en la naturaleza; la ausencia de estructuras mentales, identificaciones del ego, objetivos egoístas… cosas que interfieren con una forma transparente y deliciosa de comunicarse con la naturaleza. Siento que esta alma que viene, que este niño que crece es acogido y celebrado por las plantas de nuestro jardín, por algunos de los árboles principales, incluso parecen haber brotado una constelación de flores diferentes a la de años anteriores, ya que este año había una gran abundancia de prímulas en el jardín. Y durante este tiempo de embarazo, en el que mis percepciones parecen estar cambiando –como si no fuera yo la única que lo percibe– he notado una conexión particular con la realidad subterránea de mi jardín, las raíces y todo lo que crece y vive bajo la superficie.

También en las reuniones con las comadronas se presta mucha atención a la conexión con los árboles, hacemos meditaciones con ellos, tan a menudo como es posible al aire libre y a veces también en visualizaciones, visitamos nuestro Bosque Sagrado tan a menudo como podemos.

El reino de la naturaleza parece estar muy cerca de la percepción de los niños que van a nacer. ¡También es lógico, considerando que el 99,7% de la vida en la Tierra es vida vegetal! En nuestra cultura actual no vivimos tanto con esa conciencia, pero es bastante lógico que cada nueva entrada en el planeta note la omnipresencia de la vida y de la conciencia de las plantas

Son muchas las maravillas que una mujer embarazada vive en Damanhur y de las que no he hablado en este artículo, porque son cuantiosas. En la sociedad actual los nacimientos son algo que sucede continuamente y a menudo se considera muy normal… las mujeres se quedan embarazadas, nacen nuevos niños. Yo, en cambio, me quedé asombrada por el camino de preparación que hay aquí en Damanhur… Me di cuenta de que el embarazo no es menos ciencia ficción, fantasía o magia que muchas ciencias fronterizas. Albergar a un niño en crecimiento, un alma que viene con su historia, es una de las experiencias más mágicas y espirituales que he visto en mi vida hasta ahora. Y no puedo esperar a vivir lo que viene…

Zigola Pioppo

(mientras se editaba este artículo Zigola ha dado a luz a un precioso bebé)

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.