Sueños a realizar

Ene 22, 22 Sueños a realizar

 

VIVIR EN COMUNIDAD

 

 

 

 

 

“Estar preparado lo es todo», sugiere el dramaturgo y poeta William Shakespeare, un personaje bastante misterioso y gran conocedor del alma humana.

Pero, ¿cómo nos preparamos para un nuevo año?
¿Cómo organizar un nuevo tiempo, sin correr el riesgo de acabar en una jaula demasiado estrecha, que no permita la entrada de lo inesperado y que pueda poner de repente nuestra vida patas arriba?

1. En Damanhur, con cada nuevo comienzo, estamos acostumbrados a hacer la Carta de Intenciones: nos tomamos un tiempo para nosotros mismos, miramos hacia atrás con gratitud a lo que acaba de terminar, a los dones que hemos recibido en conocimiento y experiencia; esos dones son el suelo sobre el que construimos lo que está por venir. Puede ser que, a veces, sea necesario recuperar ese terreno, limpiarlo de las heridas y los conflictos vividos, para que sea fértil para las semillas que se está preparando para recibir. Aceptar dejar ir el pasado es ya casi un comienzo.

2. Hecho esto, estamos listos para el momento más emocionante: imaginar con intensidad nuestro futuro, trazando primero las direcciones generales, los sueños a realizar; luego yendo cada vez más en detalle, identificando los proyectos individuales, las estrategias y el calendario necesarios para su realización. . Y cada vez más en lo particular, deteniéndonos en los detalles, en los matices aparentemente insignificantes: nuestros pensamientos y nuestras emociones, que son los que dan sabor y color a nuestros días.

3. El tercer paso es poner por escrito lo que hemos imaginado y planeado, porque los sueños deben encontrar su lugar en el mundo real. «Poner negro sobre blanco» – como se suele decir – significa comenzar a concretar nuestros sueños: la concreción de la pluma que se desliza sobre la hoja, de los dedos que se deslizan sobre las teclas del ordenador; Significa comenzar a practicar el idealismo práctico que nos sugiere la carta del Tarot «La Estrella», que nos cuenta cómo las estrellas del cielo pueden sugerir brillantes caminos en la tierra.

Escribir una carta de intenciones es un arte, porque hay que ser muy bueno para distinguir entre soñar por soñar y soñar que se convierta en diseñar un proyecto y luego realizarlo. Tenemos que aprender a entender lo que realmente queremos, porque a veces nuestros deseos son producto de sugestiones o de un mundo que tiende cada vez más a manipularnos.

¿Cómo se puede saber si vas por el buen camino?
Ensayando, y ajustando al año siguiente, conscientes de lo que funcionaba y lo que era una quimera o algo que no nos interesaba realmente.

¿La escritura de la Carta de Intenciones es garantía de que los proyectos se realizarán?
¡Absolutamente no! pero a través de este instrumento podemos dar una dirección precisa a nuestra energía, transformándola en el motor que nos conducirá hacia su realización. El ser humano tiene una cantidad increíble de energía, que a veces se dispersa en mil direcciones, atrapados como somos por demasiados estímulos y problemas. Lo esencial es que nos encontremos en el centro de nosotros mismos, donde estamos en contacto con nuestros verdaderos deseos, el espacio del que nace el proyecto creativo. Es el momento en que nuestra energía se concentra en un punto antes de lanzar la flecha hacia el objetivo. Entonces, cada proyecto está apoyado por la energía necesaria para su realización y los acontecimientos se agudizan en una sincronicidad que a veces nos deja estupefactos: ¡todo parece ir bien!

¿Por qué ahora mismo?
En Damanhur pensamos que los días a caballo del año viejo y del nuevo son especiales, cargados de una energía particular. Es un tiempo extraordinario, que se relaciona con los grandes ciclos astronómicos, una especie de «no tiempo» del que hablan egipcios y griegos. El calendario de los egipcios estaba compuesto por doce meses de treinta días cada uno; para hacer coincidir el año civil, con el año solar, era necesario añadir cinco días, que fueron llamados por los Griegos (que tenían problemas análogos) «días Epagómenos», o «días añadidos».  La tradición mística es que en esta época nazcan los dioses. Un antiguo mito egipcio, en efecto, cuenta que Ra había prohibido que, de la unión de Nut (la diosa del cielo) y Geb (la tierra) nacieran hijos en ningún día del año. El dios Thot, jugando con la Luna, ganó cinco nuevos días, durante los cuales Nut, no vista por Ra, dio a luz cinco divinidades: Osiris, Horus, Seth, Isis y Nefti.

Por eso los días epagómenos son el mejor momento para empezar lo nuevo: ocultos bajo el manto de invisibilidad, podemos crear en libertad. En este tiempo-no-tiempo la energía es más fluida, libre de las limitaciones y los miedos que, más o menos todos, llevamos dentro. Así, cuando volvamos a entrar en el ritmo de nuestro tiempo habitual, nos encontraremos renovados y positivamente irreconocibles.

 

 

Felices Días Epagómenos a todos. Que sea un momento muy especial.

Unicorno Arachide

 

 

 

 

 

Share[/Facebook]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.